Castillo de San Pedro de la Roca: el Morro de Santiago de Cuba

Declarado Monumento Nacional en 1979 y Patrimonio de la Humanidad en 1997, esta fortaleza también conocida como Castillo de El Morro o el Morro de Santiago, se encuentra en la zona oriental de Cuba, a 8,6 kilómetros del centro la ciudad de Santiago de Cuba, unos 15 minutos en coche. Como todos los de su tipo, se erigió para proteger la ciudad y el puerto de los ataques de corsarios y piratas, tan frecuentes por la época.

Diseñado por el italiano Juan Bautista Antonelli es uno de los mejores representantes y mejor conservados de arquitectura militar renacentista adaptada a las particularidades del entorno. Su construcción comenzó en 1638, durante el gobierno de don Pedro de la Roca y Borjas, quien le da nombre a la edificación.

Pocos años después de concluido, en 1662, una escuadra inglesa invade la ciudad y el castillo sufre daños en sus maderas. De 1663 a 1669 se someten a una restauración sus maderámenes y se amplía la edificación: se agregan las defensas de flanco de las baterías de la Estrella y Santa Catalina y la plataforma superior de la Santísima Trinidad y se amplía la del Santísimo Sacramento. Una nueva reconstrucción fue necesaria entre 1693- 95 pues los terremotos acaecidos de 1675 a 1692 lo habían  nuevamente. Entre 1738 y 1740 se agranda el Castillo y la Estrella y se concluyen las plataformas del Sacramento, El Aljibe y Nápoles, se extendió su sistema costero, aumentó la altura de sus muros y se ubicaron Iglesia y almacenes.

No ad for you

Después de los terremotos de 1757 y 1766 se agregó el Fuerte de la Avanzada y una explanada frontal, todo lo cual le confiere su fisonomía distintiva actual. Desde 1775 La Roca y La Estrella y hasta el siglo XIX alternaron sus funciones militares con las de prisiones políticas.

Durante la guerra de independencia se incorporó la casamata de comunicaciones, la batería de El Vigía, Punta Gorda, Socapa Alta y Baja y líneas de torpedos a la entrada de la bahía. Pasado un tiempo de desuso en el siglo XX, fue sometido a una profunda restauración en torno a 1960.

Actualmente se encuentra abierto al público que puede visitar la capilla, las mazmorras y los sótanos, donde se conservan aún balas de los cañones de la época. Además hay salas con fotos que testimonian la batalla naval de Santiago de Cuba, la guerra de independencia y un Museo de la piratería inaugurado en 1978.

Su ubicación en un promontorio rocoso, con acantilados de más de veinte metros de altura, lo convierte en un mirador desde donde puede percibirse todo el puerto de la Bahía de Santiago y disfrutar de unas magníficas vistas de Cayo Granma. Tiene el atractivo añadido de la ceremonia del cañonazo mambí que desde hace años se realiza al caer la tarde.

Comentarios

Siguiente artículo:

Privacidad y uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido y publicidad adaptados a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.