El Parque Lenin y los recuerdos de una infancia en La Habana

El Parque Lenin es un gigantesco jardín que los habaneros disfrutan como lugar de esparcimiento en la periferia de la ciudad. Tiene una larga historia y un montón de recuerdos de la infancia para muchos cubanos.

Parque de Diversiones del Parque Lenin Foto © CiberCuba

El Parque Lenin es un majestuoso jardín en la periferia de La Habana. Se le conoce como el “pulmón de la ciudad”. En la década de 1980 en su interior podías descubrir restaurantes, centros culturales, parques de diversiones y una infinidad de ofertas de ocio. Sin embargo, cada vez queda menos de todos aquellos recuerdos.

El Parque Lenin tiene un área de 760 hectáreas

Se localiza al suroeste de la ciudad de La Habana. Es un sitio ideal para estar en contacto con la naturaleza y hacer actividades al aire libre. Posee un gran lago donde se puede montar botes o bicicletas acuáticas y pasear a caballo por sus alrededores.

Parque Lenin / CiberCuba

Este centro de recreación, con apariencia de un gran bosque tropical, fue cuidadosamente diseñado sobre un área de fuerte deforestación. Los suelos se encontraban extremadamente erosionados y con muy escasa capa vegetal.

Se realizó previamente un movimiento de tierra e incluso se agregó tierra fértil para trasplantar allí unos 80 000 árboles de más de 3 metros y similar cantidad de posturas que fueron convenientemente distribuidas.

Parque Lenin / CiberCuba

Hoy crecen Yagrumas, Pinos y Araucarias, Palmas, Cedros, Almácigos y otros. Entre ellos se pasean amantes furtivos, fotógrafos de naturaleza, artistas en busca de curiosos paisajes, e incluso algún que otro malhechor.

Para los niños cubanos este fue un paraje idílico

Además del impresionante bosque se disfrutaban las instalaciones culturales y gastronómicas. Muchos habaneros recuerdan los deliciosos almuerzos en el restaurante Las Ruinas o en la Faralla.

Restaurante La Ruinas, Parque Lenin / CiberCuba

Eran memorables también las cafeterías y sus respectivas colas para comprar helado, bombones rusos, las coloridas cajitas de caramelos que llamábamos “pastillitas” y los deliciosos huevitos de chocolates.

El parque de diversiones y la cola interminable del Deslizador Acuático, que cuando llegaba tu turno tenías que volver a casa. Los Avioncitos y la Estrella, sí, esa que más de una vez se paraba y te quedabas colgando en la cima del mundo.

Parque de Diversiones del Parque Lenin / CiberCuba

El Complejo de Piscinas en el que mi mamá no me dejaba bañarme porque iba a coger un virus de tanta gente que había. Y los paseos en el Tren de Vapor, que entre el viento en la cara, la cadencia y el cansancio, terminabas durmiéndote en el hombro de tu padre.

Acuario del Parque Lenin / CiberCuba

El Acuario del Parque Lenin con su colección de jicoteas y el cocodrilo más grande, viejo y gordo que he visto en mi vida. Los picnics en el césped, las risas de las familias, empinar papalotes y salir corriendo a ver los titiriteros en el Anfiteatro.

Parque Lenin / CiberCuba

El niño que paseaba solo con sus amigos y me miró a los ojos justo cuando yo mordía el dulce y en un inolvidable juego de palabras me dijo: “Que rica marquesita”. Un despertar al amor, mientras yo apretaba la mano de mi madre y clavaba los ojos en “el puro Rodeo Cubano”.

El pulmón de la ciudad está enfermo de desidia

Muchas opciones, miles de anécdotas, hasta que un buen día poco a poco se fueron transformando los paisajes. Las puertas de los restaurantes lucían desvencijadas, la Estrella rota, el Deslizador seco. Las cafeterías vacías y para colmo falsas las africanas de chocolate.

Parque Lenin / CiberCuba

Todavía funciona el Parque Lenin. Es un sitio especialmente concurrido los fines de semana. Pero nada es igual. Hay un parque medio en ruinas y otra piedra que recuerda la promesa de lo que pudo ser y no fue.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba