Y la muerte no los separó: la Tumba de la fidelidad de El Cementerio de Colón

La Tumba de la Lealtad o de la Fidelidad del Cementerio de Colón es el mejor ejemplo de que cuando dos seres se aman tienen que permanecer juntos.


Hay historias de amor y uniones tan fuertes que ni la muerte consigue destruir. La Tumba de la Lealtad o de la Fidelidad del Cementerio de Colón es el mejor ejemplo de que cuando dos seres se aman tienen que permanecer juntos. Cuando Jeanette Ryder falleció, su perro Rinti no quiso separarse de su compañera, hizo de la lápida donde descansaba su nuevo hogar, de su compañía su alimento y a los pocos días murió también.

En homenaje a tan preciosa historia de amor y tal incondicionalidad sin límites, se erigió un panteón con una escultura conmemorativa del can a los pies de su ama. "Fiel hasta después de la muerte, Rinti" reza el epitafio que eternamente los acompaña.

Algo de historia: ¿Quién fue Jeannete Ryder?

Jeanette Ryder fue una norteamericana, nacida en Wisconsin, que marchó a vivir a Cuba. Una vez en la Isla, dedicó su vida a la tarea de defender a los animales, protegerlos del maltrato y abuso a que se les sometía. Igualmente se oponía a las corridas de toro. Proveía de alimento y protección a los más débiles y desfavorececidos: niños abandonados, mendigos y mascotas sin dueños.

Pionera en la lucha contra el maltrato animal recorría la ciudad socorriendo a los callejeros o abandonados y se enfrentaba a las personas que los maltrataban u obligaban a realizar trabajos de carga y gran esfuerzo. En 1906, junto a otras personas que se unieron a tan noble causa, fundaron la Sociedad Protectora de Niños, Animales y Plantas o Bando de Piedad bajo el lema "Nosotros hablamos por los que no pueden hablar".

Según cuentan algunas fuentes, el propio Bando de la Piedad, conmovido por la grandeza de su fundadora y la fidelidad de su can, fueron los resposables de levantar el panteón con la escultura que ha eternizado el amor de ambos. Fernando Boada Martín fue el escultor encargado del conjunto pétreo y 1944 el año en que se inauguró.

El panteón de Jeannette Ryder es actualmente uno de los más visitados del Cementerio de Colón no sólo por su belleza y la historia que le precede, sino por ser sitio de peregrinación de los amantes de los animales que tienen a Jeannete como una pionera y ejemplo de la lucha contra el abuso y maltrato.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.