|


El programa que se presentará en el Grec empieza con una obra de Marianela Boán, que es una de las coreógrafas más destacadas de Cuba y artista invitada de Rovira.

Barcelona, 18 jul (EFE).- Tres piezas danzarias de la española María Rovira y una de la artista cubana Marianela Boán conforman "Trànsit & Cuba", el espectáculo que se presentará los días 20 y 21 de julio en el Mercat de les Flors, dentro del Festival Grec de Barcelona, y que muestra la conexión caribeña y española en materia danzaria.

Maria Rovira es especialmente conocida por su trabajo al frente de la compañía Trànsit Dansa, pero a lo largo de su carrera ha hecho muchas otras cosas, entre ellas crear coreografías para el Ballet Nacional de Cuba o para Acosta Danza.

La coreógrafa María Rovira ha trabajado frecuentemente con bailarines y coreógrafos cubanos (Foto: juntadeandalucía)

El bailarín cubano Carlos Acosta creó el año pasado su propia compañía de danza contemporánea y algunos de los bailarines de esta nueva empresa interpretativa están estos días en Barcelona con Maria Rovira para interpretar estas cuatro piezas y mostrar al público catalán algunos de los trabajos que la artista ha hecho en Cuba.

"He vuelto a Barcelona y quiero volver a empezar aquí, así que creo interesante mostrar lo que he hecho fuera antes de empezar de cero con la nueva compañía que he montado y que se llama 'Crea Barcelona'", ha explicado hoy la bailarina en rueda de prensa.

El programa que presentará en el Grec empieza con "El cruce sobre el Niágara", una obra de Marianela Boán, que es una de las coreógrafas más destacadas de Cuba y artista invitada de Rovira.

Le sigue un fragmento de "El salt de Nijinski", una obra de Maria Rovira creada con Trànsit Dansa para el Grec 2007 y que ahora vuelve "con muchos cambios", según la creadora.

La pieza mezcla elementos clásicos y contemporáneos y se inspira en una famosa fotografía del bailarín Vaslav Nijinski haciendo un salto espectacular en la época en la que estaba internado en un sanatorio mental.

El espectáculo continúa con el solo femenino "Impronta", sobre "la impronta que deja en el aire la danza folclórica cubana", según Rovira.

La última pieza es "Babbel 2.0", una creación de Maria Rovira para Acosta Danza, con 16 bailarines sobre el escenario, que habla de la falta de comunicación en un mundo sobrexpuesto a la información.

En este enlace se pueden adquirir entradas para el espectáculo



CiberCuba no modera los comentarios, utilizamos herramienta de Facebook que permite a cualquier usuario denunciar con facilidad comentarios ofensivos, violentos, etc. Esperamos que nuestros usuarios sean activos moderadores de los comentarios utilizando esta sencilla herramienta.


Te puede interesar