Domina Cuba en judo

Esta noticia es de hace 13 años
RÍO DE JANEIRO.— Bella la respuesta de las judocas y los judocas de Brasil y Cuba a una confusa situación que enrareció el ambiente y caldeó los ánimos entre las selecciones de ambos países en la última jornada del certamen de judo de los XV Juegos Panamericanos, en los que la mayor de las Antillas dominó el medallero por naciones.Tras la victoria, en tiempo extra, de Sheila Espinosa sobre la local Erika Miranda, en los 52 kilogramos, sobrevino una reacción del público contra el árbitro actuante, que poco a poco fue tomando una alta temperatura en el carácter de la afición, por lo cual la comitiva cubana se vio súbitamente envuelta en el altercado, que demandó la intervención de fuerzas especiales.Durante más de media hora la competencia estuvo paralizada al igual que las ceremonias de premiación. Pero al anunciarse la entrega de las medallas de ese peso, no salieron solo las medallistas, sino las escuadras cubanas y brasileñas tomadas de las manos, prueba del espíritu de confraternidad de los Juegos por encima de una enconada rivalidad.En la jornada dominical, los triunfos de Sheila y de la campeona mundial de los 48 kilogramos, Yanet Bermoy le dieron a Cuba el título de mejor nación de los Juegos, pues redondearon la cifra de cinco trofeos de primer lugar.Río de Janeiro ha sido el escenario más difícil para esta hazaña, pues el cetro en el medallero se le disputaba a una potencia en este deporte. El equipo masculino auriverde alineó a siete hombres con varias medallas olímpicas y en campeonatos mundiales, además de estar precedido por una presea de plata en certámenes del orbe por equipos.Estábamos acostumbrados a ver a un equipo femenino arrollador. Por ejemplo, en las dos ediciones precedentes, tanto en 1999 como en el 2003, la plantilla del profesor Ronaldo Veitía obtuvo seis de las siete que se disputan, incluso en 1995 logró las ocho que en aquel momento se convocaron."Ahora fueron menos, pero el triunfo es el importante, aunque ganes 1-0, como un cerrado duelo de béisbol. Y digo muy significativo, porque como sa-bes, cinco llegaron aquí a sus primeros Juegos Panamericanos. Sin embargo, de las tres doradas dos fueron de las novatas, eso dice mucho, como dice mucho también la entereza y la clase con las que compitió Driulis González, quien alcanzó el primer premio", dijo Veitía emocionado, y aseguró que en Beijing habrá que seguir contando con nuestras judocas.La proeza femenina para mantener la corona fue imitada por la de los hombres, que recuperaron la corona perdida en el 2003, merced a una considerable mejoría del nivel técnico y táctico de ese equipo. "Me siento feliz por lo hecho y por lo que serán capaces de hacer estos muchachos", dijo Justo Noda, entrenador de los varones.Bermoy, merecedora extraoficialmente del trofeo a la mejor competidora de la lid, ganó por Ippón todos sus pleitos, incluyendo el de la final con la brasileña Polzin, derrotada por cuarta vez consecutiva por la cubana y la segunda en este propio año, mientras Sheila entró libre en el organigrama y realizó solo dos combates, en los que se impuso por superioridad.Para los varones hubo dos bronces. Inesperado el de Yordanis Arencibia en los 66, el hombre grande del plantel del profesor Noda, quien en final adelantada tuvo que medirse al actual campeón mundial, Joao Derly, de Brasil. El combate fue pésimo de una y otra partes, y la penalización que causó la derrota llegó en tiempo extra. En tanto, Yasmani Piker, fue inmenso en toda la lid, doblegó a los mejores de la división, al brasileño Lee y después al titular continental, el canadiense Hill, sin embargo, fue sorprendido en la final por una depurada técnica de hombro del argentino Albarracin que lo dejó en plata.Fuente: Granma

Esta noticia es de hace 13 años
Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985