La cirugía de cambio de sexo abre nueva era para transexuales cubanos

Este artículo es de hace 12 años
Las cirugías de cambio de sexo, anunciadas por Mariela Castro, la hija sexóloga del presidente provisional de Cuba, Raúl Castro, abren una nueva era para los transexuales cubanos, sobre quienes pesan décadas de prejuicios y marginación.La resolución del ministerio de Salud (Minsap) que da luz verde a esas cirugías "está prácticamente aprobada", dijo Mariela, tras inaugurar el IV Congreso de Educación, Orientación y Terapia Sexual, que sesiona hasta el próximo jueves en el Palacio de las Convenciones.Lograr una "atención integrada a los transexuales", incluyendo las cirugías "cuando la persona lo requiera o lo desee", ha sido una de las metas del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), que organiza el Congreso y dirige Mariela desde su creación, en 1989. "Vamos avanzando" y este congreso permite "que nos centremos en las tareas que consideramos como las más importantes", añadió la sexóloga y pedagoga, de 44 años.Siempre previsora en la batalla que inició hace 19 años en favor de la diversidad sexual, Mariela adelantó que se hacen gestiones para enviar a Bélgica a cirujanos cubanos para que se entrenen en la cirugía. "No es un problema de capricho, sino humanitario", dijo, sobre la operación de "reasignación de sexo".La Comisión de Atención a Personas Transexuales -creada en 2005- ha analizado 100 casos, entre ellos 28 ya diagnosticados, de los cuales solo uno fue sometido a la cirugía en 1988, tras lo que se detuvo el procedimiento por la polémica que generó.Creado por iniciativa de la madre de Mariela, la fallecida presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas, Vilma Espín, el CENESEX se define como una institución docente, investigativa y asistencial en el área de la sexualidad humana, que realiza su trabajo "con un enfoque integral".Llevó a la mesa del Parlamento en 2006 una Ley de Identidad de Género, aún pendiente de aprobación, y solicitó la revisión del Código Cubano de Familia para "introducirle aspectos relacionados con la transexualidad".A pesar de contar con "la comprensión y el apoyo" del Partido Comunista de Cuba, que también dirige desde hace casi 18 meses Raúl, en sustitución de su hermano Fidel, Mariela reconoce tener ante sí una tarea difícil. "Hay que romper prejuicios que se fueron construyendo a lo largo de la historia", advirtió.En Cuba, una sociedad que los mismos cubanos consideran muy machista, pesan décadas de prejuicios y marginación de los homosexuales -y transexuales, aunque entonces no se manejaba el término-, que en la década de los 60 fueron incluso internados de manera forzosa en granjas colectivas. "Fueron excesos que se cometieron", pero "lo más importante es que en estos momentos estamos hablando de lo que pasó", expresó, al destacar que "está satisfecha de lo que estamos haciendo" para "evitar que se repitan". "Lo fundamental es no transgredir las costumbres y educar", acotó.Un transexual, que asiste al congreso y no quiso revelar su identidad, declaró a la AFP que espera con "ansiedad" ser sometido a la cirugía, una "posibilidad que cambiará la vida a muchos de sus colegas". "No cambias en un día la mente de la gente, pero creo que se han producido cambios sustanciales en nuestra situación, aunque claro que a largo plazo", añadió el joven.Fuente. AFP 

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985