Muere Bobby Fischer, pero no su leyenda

Este artículo es de hace 12 años
Una de las figuras más geniales en el mundo de los trebejos, el norteamericano Robert James Fischer, dijo adiós a la vida este jueves, 17 de enero, en Islandia, a la edad de 64 años.El lamentable suceso marca el final de quien ganara el título de Campeón Mundial en Reijkjavik, Islandia, en 1972, ante el exsoviético Boris Spassky.De espíritu rebelde y excéntrico, Bobby tejió su carrera con notables éxitos ante los principales rivales de su época, sin embargo, su manera de actuar, divorciada de formalidades y abundante en gestos contra la aparente lógica, matizaron su existencia.Una vez con el título de monarca universal, decidió no defenderlo ante Anatoly Karpov, en 1975. Había hecho insólitas solicitudes a la FIDE, que no aceptó sus condiciones y al no presentarse en la fecha establecida ante el rival, perdió su reinado.Para esa época su presencia competitiva había cesado, no obstante, seguía considerándose el rey del juego ciencia.Quienes lo admiraron, quedaron totalmente sorprendidos cuando en 1992, a pesar de la Guerra de los Balcanes y de prohibiciones del gobierno de Estados Unidos, viajó a Yugoslavia donde concedió la revancha a Spassky.A partir de ese momento los problemas con la dirección de su país se agravaron: en su contra existía una orden de búsqueda y captura, pues lo consideraban traidor al establecer vínculo con una nación enemiga.Como si fuera un delincuente connotado, el trebejista tuvo que vivir fuera de los Estados Unidos, pero el hecho más lamentable ocurrió en julio de 2004, cuando fue detenido por las autoridades migratorias de Japón.En esa ocasión intentaba entrar en la Tierra del Sol Naciente con un pasaporte revocado por las autoridades norteamericanas. Por ocho meses estuvo retenido, pero el Gran Maestro calificaba el hecho como “secuestro” organizado por George Bush, y su "títere", el entonces primer ministro nipón, Junichiro Koizumi.Aquellos días difíciles terminaron por el apoyo de sus amigos en Islandia, nación que le concedió asilo político, lo cual facilitó su puesta en libertad.Pero la salud ya no le acompañaba. Medios de prensa en Reijkjavik aseguran que había sido hospitalizado varias veces por problemas mentales.La edición digital del diario Morgunbladid, señaló el jueves último que Fischer falleció en su casa, adonde regresó el mes pasado tras permanecer ingresado en un hospital de la capital en octubre y noviembre.De su historia hay mucho para hablar en el futuro, pues su alejamiento de los tableros, en lugar de borrarlo de la vida pública, contribuyó a estimular la leyenda de un hombre, considerado entre los más sobresalientes de los ajedrecistas de todos los tiempos, junto al cubano José Raúl Capablanca y el ruso Garry Kasparov.Aunque sus anécdotas y hazañas deportivas son abundantes, despedimos este homenaje al Rey con una partida efectuada en el Memorial Capablanca de 1965, en la cual no ganó.Su rival fue el Maestro Internacional avileño Eleazar Jiménez Zerquera, quien estuvo a punto de lograr la victoria más importante de su vida, según el comentario que realizara sobre el cotejo.Fuente: Invasor.cu 

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.