En México, los cubanos de la vida loca

Este artículo es de hace 12 años
En el mundo del espectáculo en México, la presencia cubana ha sido intensa y constante, desde la llegada de conjuntos como La Sonora Matancera —con Celia Cruz entre sus estrellas—, bailarines como Roberto y Mitzuko o actrices como Carmen Montejo y Ninón Sevilla.Sin embargo, en las últimas dos décadas, algunos de los cubanos que han migrado a México para convertirse en estrellas, más que hacer historia por sus virtudes y cualidades artísticas, son protagonistas del amarillismo.El ejemplo más sonado es Niurka Marcos, quien antes de explotar sus dotes de bailarina, ha aprovechado y tomado el escándalo como plataforma para hacerse publicidad y aparecer en portadas de revistas o bien llevarse más de una hora de televisión, como sucedió en el programa La Oreja, cuando ventiló su infidelidad con Bobby Larios, mientras seguía casada con el productor Juan Osorio. Después de un año, la cubana causó otro alboroto al darse cuenta de que su amor por el actor no fue para toda la vida.La presencia en los medios que ha ganado la cubana no gira solamente en torno de su vida amorosa, sino incluso en sus uñas postizas, “tema de polémica” que han sabido aprovechar las televisoras.Un caso similar es el de su compatriota Liz Vega, quien más de una vez ha mostrado aptitudes, como en el reality show Bailando por la boda de mis sueños.Pero igual que Niurka ha caído en el amarillismo y ha dejado de lado sus virtudes en el baile, para explotar su vida sentimental, que le ha reportado mayores dividendos en la tan anhelada y efímera publicidad que desean actores y cantantes.En este mismo lapso, Cuba se ha hecho sentir en la música mexicana con la inspiración de Francisco Céspedes o Amaury Gutiérrez. El primero —con temas como Señora, Vida Loca, Pensar en ti y ¿Dónde está la vida?, que han servido como banda sonora de telenovelas— ha conocido la cima del éxito, pero también ha sido tocado por “la bohemia”, que le ha ocasionado altibajos.Amaury Gutiérrez compartió sus andanzas por los bares de México con Céspedes y David Torrens, cuando llegaron buscando una oportunidad para mostrar su talento a principios de los 90.Gutiérrez es otro de los protagonistas que han traído el poderío que distingue a Cuba en música. Temas como Yo sé que es mentira y Fascinación lo han puesto en lugares distinguidos, aunque también le ha faltado constancia para consolidar una carrera.Villano discretoEn contraste se puede citar a César Évora, quien en la actuación ha dejado huella en México. Gracias a sus dotes e inteligencia para saber manejar su carrera, es ejemplo del talento importado de Cuba.El actor ha destacado en telenovelas como villano, en Abrázame muy fuerte, al lado de Victoria Ruffo, Aracely Arámbula y Fernando Colunga, o sacerdote “todo bondad”, en El privilegio de amar. También fue galán y villano en una sola telenovela, Mundo de fieras, al lado de Edith González. Évora es la excepción entre los cubanos del espectáculo mexicano: se maneja con hermetismo y cuidado en su vida personal. Y no sólo las estrellas cubanas en el país sobresalen por el escándalo. También hay hombres como Julio Camejo.En su momento dio suficiente material al amarillismo, a pesar de que también ha mostrado su madera de actor, como en la telenovela Destilando amor, en la que interpretó a oportunista, aprovechado y cínico, que se ganó el repudio del público.Le dicen “Brad Pitt latino”También hay quien, sin propiciarlo, resulta involucrado en un escándalo, como William Levy.Aunque de origen cubano, residió muchos años en Miami, y desde meses atrás vive en México para probar suerte en las telenovelas. Participa en Pasión, con Fernando Colunga y Susana González.Más allá de su físico —lo llaman “el Brad Pitt latino”— ha exhibido aptitudes histriónicas.Sin embargo, hace un par de meses se vio envuelto en un escándalo, cuando una revista quiso aprovechar la popularidad de la telenovela en la que aparece, para explotar la campaña que realizó Levy para una marca de ropa íntima. Esto molestó al cubano, quien de inmediato aclaró que ese trabajo lo había hecho en el inicio de su carrera y tachó de “oportunista” a la publicación.- ClavesY también la tragedia• Actor de una de las películas emblemáticas del cine cubano, Fresa y chocolate, Francisco Gattorno llegó también a México en la década de los noventa.• Se casó con la actriz Cynthia Klitbo y la prensa hizo de ese matrimonio un escándalo, con rumores de que fue para que el cubano consiguiera la residencia.• En 1997, sufrió un accidente en Chetumal con su compatriota, la bailarina Marilyn de la Caridad Rosado, quien murió. Gattorno fue acusado del percance.Fuente: Milenio.com 

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985