Momento de definición para el boxeo cubano

Este artículo es de hace 12 años
Apenas transcurrido el primer mes del 2008 comienza a ser noticia el deporte que más medallas aporta a las delegaciones cubanas en cualquier evento múltiple que se celebre en nuestro planeta.Después del béisbol es el boxeo la disciplina con mayor tradición y renombre internacional en el país, sus resultados históricos así lo avalan.La realidad de los púgiles antillanos es muy diferente a la de hace una década cuando dominaban sin muchos problemas los torneos mundiales y olímpicos en que participaban.Los venideros Juegos de Beijing serán los primeros desde Barcelona 1992, (por ausentarse en Los Ángeles 1984 y Seúl 1988) en los cuales Cuba llegará con una escuadra sin titulares estivales y solo un campeón del mundo entre mayores, el ligero santiaguero Yordenis Ugás.Después de finalizado el Playa Girón holguinero el equipo que dirigirá Pedro Roque en la próxima gira europea es una mezcla de juventud, ganas y futuro, pero carente de la experiencia necesaria para enfrentar con grandes posibilidades la cita china.Entre los más experimentados se encuentran el ya mencionado Ugás, el pinareño Andry Laffita en los 51 kilogramos y el mediano capitalino Emilio Correa.El resto de la selección cubana está conformada por diamantes en bruto, donde sobresalen el vueltabajero Roniel Iglesias en los 64 kilos, Yampier Hernández en los minimoscas y Osmay Acosta en los pesos completos.Para muchos especialistas las cuatro preseas doradas logradas en Atenas 2004 y Sydney 2000 son una meta poco menos que imposible de alcanzar, sobre todo debido a la fuerza de Rusia y el nivel de varias individualidades asiáticas y europeas.Pienso que Cuba tiene sus mayores opciones de oro en los pesos intermedios desde Ugás hasta Correa, pues tanto pequeños como gigantes solo cuentan en su nómina a un medallista al máximo nivel, Andry Laffita, subcampeón mundial en el 2005.No obstante son varios los ejemplos que se pueden mencionar de púgiles cubanos que siendo casi juveniles desconocidos participaron en justas olímpicas y regresaron con el oro al cuello.En Beijing nuestro país lleva además de un compromiso con los resultados, la responsabilidad de mantener la credibilidad del deporte en el Comité Olímpico.El arbitraje, la incorporación de nuevas reglas y el gigantismo amenazan la permanencia de los cuadriláteros en las Olimpiadas.Para lograr que se mantenga el respeto por esta disciplina atlética el ejemplo debe comenzar por casa, en más de un torneo doméstico hemos visto como los jueces se inclinan por el boxeador favorito a pesar de la incuestionable superioridad de su rival, ejemplos también sobran.Por ahora solo queda esperar, la calidad de la escuela cubana es una certeza, confiar en nuestros púgiles nunca está de más.Fuente: TelePinar

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.