Falleció Lilia Esteban, viuda de Alejo Carpentier

Este artículo es de hace 12 años
Ella fue mucho más que la albacea de esa obra imprescindible para la cultura cubana. Desde la Fundación Alejo Carpentier, que presidió desde su creación, llevó a cabo una consecuente labor para que el legado del más importante novelista de nuestras letras multiplicara su alcance y significación. En tan sentido colaboró intensa y estrechamente con el Instituto Cubano del Libro, la Editorial Letras Cubanas y otras instituciones culturales del país.Eusebio Leal la describió como esa "mujer que conserva en el fuego de su mirada y en su palabra, siempre breve y precisa, la memoria viva de Alejo Carpentier. Ella, que ha contado día a día desde su partida, confirió a la dulce espera un sentido creador, al ejercer ese oficio difícil de guardar intactos para las presentes y futuras generaciones, no sólo la palabra escrita, sino el pensamiento humanista y el sentido que la vida tuvo para Alejo".Quienes la trataron son testigos de su irreductible sentido de la cubanía, de su interés por la obra de los jóvenes escritores y artistas y, sobre todo, de su irrestricto compromiso político con la Revolución y Fidel, a quien calificó "como el más grande cubano de nuestra época".Por voluntad propia sus restos serán cremados hoy, y mañana sus cenizas reposarán para siempre en el panteón familiar de la Necrópolis de Colón, junto a su entrañable Alejo.Fuente. Radio Habana Cuba

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985