Cardenal Bertone reitera que el bloqueo es injusto y éticamente inaceptable

Este artículo es de hace 12 años
En una rueda de prensa conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Pérez Roque, al término de un encuentro en la Cancillería, el cardenal Bertone añadió que esas medidas restrictivas impuestas desde Washington constituyen una opresión al pueblo cubano y una violación a su independencia. Dijo que ha llevado a cabo tentativas para compulsar al gobierno de EE.UU. a que termine con esa política y le ha pedido que permita el reencuentro de las familias cubanas como un gesto de humanidad. A causa de las restricciones de la administración Bush, los cubanos residentes en el territorio norteamericano sólo pueden visitar a sus seres queridos en la Isla una vez cada tres años. El Secretario de Estado de Su Santidad Benedicto XVI, recordó que su viaje tiene como objetivo celebrar el décimo aniversario de la visita a Cuba del fallecido Pontífice Juan Pablo II, a quien calificó como un luchador por la justicia y la paz en todo el mundo y quien, según apreció, ha dejado en la isla un inmenso recuerdo.  Tras enviar un respetuoso saludo a Fidel Castro, el cardenal Bertone calificó las relaciones bilaterales de excelentes y expresó que la Iglesia Católica y el nuevo Consejo de Estado de Cuba, presidido por Raúl Castro, comparten la aspiración de desarrollo para el pueblo cubano.  Su Eminencia expresó que durante su estancia en el país ha experimentado convergencia en las posturas de la Iglesia Católica y las autoridades cubanas frente a asuntos medulares de la agenda internacional como la necesidad de una reestructuración de la ONU y la democratización de las relaciones internacionales, en particular las económicas, para beneficio común de los países más pobres, así como los problemas medioambientales. El también Camarlengo de la Iglesia católica adelantó que esos y otros asuntos ocuparán parte importante del discurso que pronunciará el Santo Padre durante la visita a la sede de Naciones Unidas, en abril próximo. El cardenal Bertone agradeció las facilidades dadas por las autoridades locales para visitar todo el país, particularmente Ciudad de La Habana, Santa Clara, Santiago de Cuba y Guantánamo e inaugurar un monumento en honor a la memoria de Juan Pablo II. El canciller Pérez Roque, por su parte, reiteró la satisfacción por la presencia del dignatario, portador de la palabra y el mensaje del Papa Benedicto XVI hacia los cubanos como una expresión de las relaciones fluidas, cordiales y respetuosas entre la Santa Sede y Cuba. El Ministro cubano calificó la reunión con el Secretario de Estado de Su Santidad de “cordial, franca y respetuosa”, y subrayó que pudieron discutir con amplitud sobre las relaciones bilaterales y los principales problemas de la agenda internacional. Explicó que se constataron coincidencias fundamentales en temas de máximo interés. Indicó que en la conversación "agradable y profunda" subrayó a su interlocutor la voluntad de las autoridades de continuar trabajando por ampliar y profundizar la comunicación entre la Iglesia Católica y el Estado cubano. Finalmente, el canciller Pérez Roque agradeció las palabras de aliento y reconocimiento expresadas por Su Eminencia hacia las nuevas autoridades elegidas en la sesión constitutiva del Parlamento, el 24 de febrero. CONFERENCIA MAGISTRAL EN EL AULA MAGNA DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA Esa misma jornada, el Secretario de Estado de Su Santidad dictó una conferencia magistral en el Aula Magna de la Universidad de La Habana bajo el título de “La cultura y los fundamentos éticos del vivir humano”. El cardenal Bertone abogó por una armonía entre cultura y ética para construir un mundo con valores que estimulen el desarrollo humano y social. Una convivencia sin valores es igual a una cultura sin ética, y ello conlleva a una sociedad deshumanizada, sentenció el purpurado. El enviado del Papa Benedicto XVI enalteció en ese sentido el pensamiento de ilustres cubanos como el Héroe Nacional, José Martí, y el Padre Félix Varela, ante cuyos restos custodiados en el Aula Magna presentó su respeto. El también teólogo y catedrático disertó sobre la tesis del relativismo cultural y el ético, para luego citar un concepto que el Sumo Pontífice —dijo— denomina dictadura del relativismo, que define la práctica de algunos gobiernos que llegan a recurrir a la fuerza para determinar lo que creen está bien o mal, explicó. Tras la conferencia magistral, el Camarlengo de la Iglesia Católica entregó al rector de la Universidad de La Habana, Rubén Sardoya, un libro con pinturas de Miguel Angel en el Vaticano y una medalla del pontificado de Benedicto XVI.Asistieron a la conferencia el ministro de Cultura, Abel Prieto, y otros intelectuales como Armando Hart, Fina García, Cintio Vitier, Miguel Barnet, Eusebio Leal y Roberto Fernández Retamar.Fuente: Granma Internacional

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.