El payaso 'Miliki' se hace mayor

Esta noticia es de hace 12 años
“¿Cómo están ustedes? –preguntaba siempre a los más pequeños- Bieeeeen!!”, respondían todos al unísono. Más o menos así de ilusionado se sintió este jueves Emilio Aragón Bermúdez, ‘Miliki’, durante la presentación de su “primer libro para adultos”, ‘La providencia’, una novela ambientada en su etapa cubana cuando no era más que un jovenzuelo. Hoy, a los 78 años, el popular payaso ha decidido aparcar los relatos infantiles por la “escritura madura”. Y, sin dejar pasar el tiempo, ya prepara un segundo libro sobre sus vivencias durante la Segunda Guerra Mundial. Al final, parece que ‘Miliki’ se ha hecho mayor. ‘La providencia’ era una idea que el artista llevaba pergeñando desde que tenía 16 años, recién llegado a la Cuba de Batista, en donde hizo carrera junto a sus hermanos Gaby y Fofó. Su padre, Emilio Aragón Foureaux, acababa de fallecer y los tres embarcaron desde Cádiz rumbo a la isla con un contrato de cuatro meses que acabaron convirtiéndose en 27 años en América. “Viví los años previos de la revolución cubana y no parábamos de trabajar. Actuábamos en locales de La Habana, teníamos un espacio en la radio y colaborábamos en televisión. Me recorrí la isla de cabo a rabo y me empapé de sus costumbres y ritos, como la santería africana. Eran muy supersticiosos. De ahí viene en parte el título de la novela”, cuenta ‘Miliki’. Guerrillero exiliado La etapa a la que se refiere transcurrió desde 1946 a 1959, en la que al final llegaron a convivir hasta 23 miembros de la familia Aragón Foreaux (apellido usado por ‘Miliki’ en su nueva faceta novelística). “Fue una época tan intensa que he querido reflejarla en el personaje central del libro, Martín, un guerrillero cubano que acabará siendo perseguido por el propio Castrismo allá donde se exilia, Nueva York y después Argentina, y sólo le salvan los buenos amigos que la providencia le pone en el camino”, relata. Aunque la narración se sitúa en un momento sociopolítico concreto, ‘Miliki’ aseguró que la política “no es lo suyo” y que “no existe ninguna voluntad crítica en este sentido”, a pesar de haber conocido de cerca el drama de los exiliados. “Como me enseñó mi padre, si quieres triunfar hay que dirigirse a todo el público, sin distinciones de ningún tipo”, dijo. El artista admitió habérselo pasado "muy bien" escribiendo ‘La providencia”, aunque matizó que le ha resultado "más fácil que escribir para niños". De su familia, la que más insistió en sacarlo adelante fue una de sus hijas, María del Pilar, "aunque el resto han estado muy pendientes". Para este entrañable “abuelo” de muchos niños “de entre 30 y 40 años” este jueves se cumplió una de las “dichas” más grandes de su vida: “Acariciar este libro”; un relato ágil y fotográfico sobre la lucha contra las adversidades en la Hispanoamérica de hace medio siglo. Fuente: Colpisa

Esta noticia es de hace 12 años
Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985