Sancti Spíritus avanza a la semifinal de occidente, Villa Clara a la semifinal oriental del béisbol cubano

Esta noticia es de hace 12 años
En el occidente no bastó con que La Habana alcanzara su mejor rendimiento en su paso por las Series Nacionales, y que empatara con Santiago de Cuba como el equipo más ganador de 2008: unos Gallos de pelea le derrotaron nuevamente, tres carreras por cero, y Sancti Spíritus avanzó a la semifinal de occidente. Otra vez Ismel Jiménez aceptó el reto de Jonder Martínez. Y si en la apertura del play off ninguno de los dos recibió el crédito (idénticas actuaciones, una carrera limpia cada cual, en 7,1 innings) ahora la suerte estuvo del lado de ese joven que va en pleno desarrollo. Como aquella vez —el juego de 17 entradas, que ganaron los espirituanos 2-1— Ismel hizo abanicar a siete habaneros, pero retiró tres outs más, hasta cederle el box a Ifreidi Coss, porque se excedió en los lanzamientos. El diestro de Trinidad alcanzó en alguna ocasión 92 millas en su recta y 84 en la slider, derribando a los vaqueros hasta la pálida producción de dos sencillos, de Lavandera y Liobel. De una en una A poquitos anotaron los de Juan Castro, como si picotearan granos de maíz. Sencillo del hombre proa Adonis Zamora, dos robos de bases y elevado de sacrificio del cuarto bate, Eriel Sánchez, abrieron el marcador, en el primer acto. Nadie lo intuyó entonces, pero la suerte estaba echada. Los dueños del parque José Antonio Huelga volvieron a la carga en el cuarto episodio, haciendo caso omiso del prestigio del tirador visitante: doble de Monteagudo, pase intencional a Yunieski, y sencillo impulsor de Ixis. Por último, en el séptimo, Yunieski disparó un doble, y nuevamente Ixis pegó el fogonazo impulsor. Así, al cabo de cuatro partidos, los papeles se invirtieron, y Sancti Spíritus copó las pasarelas con sus lanzadores. Los de La Habana, incapaces de hacer más, pasaron de moda, después de dictar pautas durante 90 juegos. Los Gallos recobrarán fuerzas, y estarán de fiesta nuevamente el sábado, recibiendo a Pinar del Río y al endemoniado Pedro Luis Lazo. A las ocho de la noche será el primer combate, por el pase a la final. En el oriente, con gran parsimonia sobre el montículo y un rico repertorio de lanzamientos, el derecho Yuliet López condujo a Villa Clara hacia la semifinal oriental del béisbol cubano, tras vencer anoche a Ciego de Ávila, 7-1, en el estadio Augusto César Sandino. La rúbrica de Yuliet frisó los límites de la excelencia, pues lanzó a ritmo de diez ponches en ocho entradas, en las cuales solo permitió siete imparables, tres por dentro del cuadro. Su principal arma fue el control. Él es un pitcher de una velocidad media de solo 84 millas, pero mueve la bola con maestría: la pega, la tira lateral y su curva lenta es muy pronunciada. Ya había retirado el octavo inning, y solo le faltaba un lanzamiento. Entonces, cuando todos esperaban que el noveno lo iniciara un relevista, el Sandino enmudeció: ¡Yuliet estaba en la lomita! Víctor le permitió abrir para que su avezado pupilo fuera despedido por el graderío. Sin embargo, al primer envío, Adonis García le conectó vuelacercas por el jardín derecho. Pero los «naranjas» habían decidido en el mismo primer episodio. Paret recibió boleto y, tras el ponche de Leonis Martín —se tomó tres—, Andy Zamora dio jonrón que propulsó las dos primeras carreras, a la postre decisivas. En el segundo capítulo pisaron el plato otro par de veces, ambas anotaciones impulsadas por el primero de los dos cuadrangulares conectados por el fornido antesalista Dayán Viciedo, quien remolcó cuatro de las siete carreras. Así, Villa Clara enfrentará a Santiago de Cuba a partir del próximo viernes, en un play off semifinal que se iniciará en el estadio Guillermón Moncada. Fuente: Juventud Rebelde

Esta noticia es de hace 12 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985