Palabras de Carlos Lage en el Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba

Este artículo es de hace 13 años
Tengo la costumbre, en eventos como este, mientras transcurren las intervenciones de escribir mis impresiones, y cuando se terminan los eventos, consciente de que no tiene ningún valor, las rompo. En esta ocasión, me siento en la obligación de decir algo y como no se me ocurre otra cosa, voy a leer estas notas que escribí mientras escuchaba las intervenciones de ustedes. He leído con detenimiento todos los documentos de este Congreso incluyendo los de cada comisión y no tengo dudas en calificarlos de profundamente revolucionarios y, en consecuencia, críticos. Estoy satisfecho con haber dedicado unas pocas horas de mi tiempo a lo que vine: a escuchar, a aprender. Me ha sido útil oír ideas nuevas y otras, no tan nuevas; me ha sido útil escuchar conceptos que me parecen correctos y otros, que necesito más tiempo para meditarlos. Me distancio del pesimismo de unos pocos —dos o tres, por suerte—; me identifico con el optimismo de muchos, la inmensa mayoría. Comprendo la impaciencia de todos porque es la nuestra. Me alienta la fe de muchos, la inmensa mayoría, o todos. Me preocupan los que piensan que bajos precios y altos ingresos son fruto de decisiones burocráticas y no de lo posible. Nada puede entenderse ni nada puede criticarse con la crudeza necesaria  si olvidamos nuestro pasado reciente, si olvidamos de dónde venimos. Venimos de la ausencia dramática de alimentos y medicamentos, de calles desoladas, de noches oscuras, de doble moneda, que es como doble bandera, con la atenuante de que ambas son nuestras. Venimos, y en alguna medida aún estamos, en un período histórico de casi dos décadas en que nos propusimos sostener un ideal de justicia que ya no era posible defender. Y lo logramos, para asombro de todos y de nosotros mismos. ¿Por qué? Porque creemos en lo que defendemos. Porque no tememos. Porque hemos tenido a Fidel. La doble moral, las prohibiciones, una prensa que no refleja nuestra realidad como queremos, una desigualdad indeseada, una infraestructura deteriorada, son las heridas de la guerra, pero de una guerra que hemos ganado. Estoy convencido de que la Revolución tiene hoy más fuerza que nunca para encontrar respuestas a las preguntas y solución a los problemas; incluso, a las preguntas y los problemas que brotan de las fecundas y lúcidas mentes de los delegados al Congreso de la UNEAC. Lo haremos. Me siento hoy, lo digo sinceramente, más orgulloso que nunca de los escritores y artistas de Cuba. Muchas gracias. Fuente: La Jiribilla. Intervención de Carlos Lage Dávila, vicepresidente de los Consejos de Estados y de Ministros, en la tercera jornada del VII Congreso de la UNEAC. 3 de abril de 2008. Palacio de las Convenciones, La Habana.

Este artículo es de hace 13 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba