Poetisa cubana estremeció jornada final de festival argentino

Este artículo es de hace 12 años
Cobijada en el verso como eco armónico del corazón, la joven poetisa cubana Liudmila Quincoses estremeció la última jornada del Tercer Festival Internacional de la Poesía en la Feria del Libro de Buenos Aires. Desde un escenario íntimo con el público que abarrotó el Rincón de la Lectura del porteño predio La Rural, Quincoses puso dicción y lirismo a poemas de sus obras Los territorios de la muerte, Plaza de Jesús y al volumen inédito Libro de espera. "Agradezco a los organizadores este festival luminoso en tiempos de globalización y dictadura de lo material", declaró la talentosa juglar caribeña, quien no descansó su voz de colores y de clamar por los "espíritus que me acompañan, en especial de los grandes poetas". Con verbo cadencioso que hacía asomar su cuna campestre, Quincoses fascinó al auditorio al leer sus composiciones Anima sola, Condenado hombre e Invocación a la noche. En un intercambio con la platea reconoció que "mientras escribía pensé que podría escoger mi muerte, pero también conocer de la vida". Relató momentos inolvidables cuando los vates participantes en el evento visitaron la cárcel de mujeres de Ezeiza y "las internas nos escucharon como buscando el disfrute de la libertad en nuestra palabra". Cuando parecía que todo acababa, más poetisa que nunca Quincoses hizo alusión a su obra inédita Libro de espera, pletórico de "versos que brotaron durante mi embarazo". Tras apagarse su voz, el joven argentino Mario Andrés Caparra leyó sonetos de su más reciente publicación: Último tango en parir y anticipó material del poemario Sueyro y yo, de inminente aparición. Luego hubo recitales seguidos de los también nacionales Julio Bepré, Arturo Carrera, Juan García Gayo, Rosa Machado, María del Carmen Marengo, Miguel Márquez (Venezuela) y José Javier Villareal (México). A esta tercera edición asistieron bardos de Canadá, Cuba, España, Portugal, Venezuela, Paraguay, México, Turquía y Chile. Estrofas del reconocido poeta y artista plástico argentino Hugo Padeletti cerraron las cortinas del festival y de un género que el Premio Cervantes de las Letras 2007 Juan Gelman definió como "árbol sin hojas que da sombra". Fuente: Prensa Latina

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba