Benicio del Toro: actuar en español fue muy difícil

Este artículo es de hace 12 años
Cuando supo que haría el papel de Ernesto "Che" Guevara en las dos películas en español de Steven Soderbergh sobre el guerrillero argentino, Benicio del Toro pensó que trabajar en su propio idioma sería pan comido. Sin embargo, una vez que el puertorriqueño ganador de un Oscar se lanzó de lleno a la aventura, se topó más bien con todo lo contrario. "Es más complicado de lo que parecía", declaró del Toro en conferencia de prensa el jueves, al día siguiente del estreno mundial de "Che". "Yo hablo un español puertorriqueño, que es muy diferente (al argentino), y mi español es un poco como el que tenía cuando salí de Puerto Rico a los 13 años mientras que el 'Che' Guevara era un intelectual con un español muy bueno". "Creo que traté de hacer lo mejor que pude sin sonar demasiado tieso", añadió el astro boricua, en su fluido inglés. "Pero no fue fácil. Tuve mucha ayuda". A lo largo de cuatro horas y media, "The Argentine" y "Guerrilla", que se proyectaron consecutivamente en la víspera con un breve intermedio, muestran el papel protagónico de Guevara en la Revolución Cubana y su intento por llevar su ideología a otros países de Latinoamérica, empezando por Bolivia. Del Toro muestra el lado más humano del revolucionario, mucho más allá del icono que decora camisetas y afiches alrededor de todo el mundo. "No (lo saqué de) mi imaginación. Uno lee mucho, se reúne con gente que lo conoció. Analiza los pro y los contra del personaje y trabaja en base a las fotografías y todo el material fílmico que pueda conseguir. Y así uno emprende la tarea", dijo de cómo se preparó para encarnarlo. Reconoció que mientras se criaba en Puerto Rico no supo mucho del personaje. Sólo conocía "la connotación de que era un tipo malo en cierto modo". "Recuerdo que estando en Ciudad de México entré a una librería y vi una foto del 'Che' en la que tenía una sonrisa realmente cálida. Pensé que algo andaba mal en la librería porque había muchas fotos y libros del 'Che'. Compré un libro y a partir de ahí comencé a aprender", relató. "Eso me llevó a querer saber más, a conocer a las personas que lo conocieron, y el amor que la gente sentía por este hombre hizo que me interesara en saber más, en viajar a Cuba y conocer a muchísimas personas que lo adoraban. Todo eso me llevó a asumir el personaje con más respeto". Y ese mismo respeto también le infundió algo de inseguridad y miedo. "Mientras hacía mi investigación me convertí en un venado frente a las luces, atemorizado de acercármele (al personaje) porque seguía y seguía aprendiendo", admitió. "Le decía a Steven, '¿por qué no hacemos esto?, ¿por qué no hacemos lo otro?' (El que estuviera listo) básicamente tuvo que ver con que Steven tomó la decisión de que 'arrancamos el 25 de julio, este es el guión, yo estaré ahí y más vale que tú estés también'". Con un reparto repleto de artistas latinoamericanos y extranjeros que incluye a la colombiana Catalina Sandino en el papel de Aleida March, el mexicano Demián Bichir como Fidel Castro, el venezolano Santiago Cabrera como Camilo Cienfuegos, el brasileño Rodrigo Santoro como Raúl Castro y el cubano Jorge Perugorría como Vitalio Acuña, los productores trataron de cuidar que cada personaje hablara con el acento regional apropiado. "Todos trabajamos muy duro para hablar un cubano perfecto", expresó Sandino, cuyo personaje es de una provincia de Cuba cuyo acento es distinto al de La Habana. "Muchos directores y productores creen que sólo porque uno habla español va sonar igual, pero no es así", afirmó en inglés la estrella de "María llena eres de gracia". "Fue increíble lo conscientes que (los de este proyecto) estaban de esto". "Creo que todos los actores han hecho un trabajo muy serio y eso le da seriedad a la historia que se está contando", opinó por su parte Perugorría, mejor conocido por su papel en "Fresa y Chocolate". Y ello incluye a la alemana Franka Potente, quien sin hablar palabra de español _ "mucho menos diferenciar acentos" _ dio vida a Tamara Bunke con un perfecto argentino. "Fue muy difícil", señaló. "Una trabaja muy duro y se lanza con la esperanza de que no haya salido mal". Para del Toro, el ritmo de trabajo de Soderbergh resultó agotador. "Mis uñas todavía están un poco sucias", bromeó. Dijo que cuando por fin se disponía a tomar una ducha el director ya estaba listo para rodar una próxima escena, por lo que mantener la higiene, en serio, tampoco fue tarea fácil. "Algo que no se puede apreciar en la película es el olor. Porque de hecho, había un olor en el plató", reveló Soderbergh. "Para mí fue implacable", concluyó del Toro. "Pero era la única forma de hacer este tipo de filme".

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.