La Unión Europea vuelve a poner sobre la mesa sus difíciles relaciones con Cuba

Este artículo es de hace 12 años
La Unión Europea ha iniciado este martes el debate anual sobre sus relaciones con Cuba con un primer intercambio de impresiones entre estados miembros y la presentación de un borrador elaborado por la presidencia eslovena de turno, germen de las conclusiones definitivas que aprobarán los gobiernos el día 16. Fuentes de la presidencia eslovena no desvelaron si en el mencionado borrador se incorporan cambios en dos de los ejes más polémicos de la relación entre Bruselas y Cuba: la llamada "posición común" y las sanciones diplomáticas impuestas en 2003 y congeladas en 2005. Los técnicos designados por cada uno de los Veintisiete estados miembros para participar en el Comité para América Latina (COLAT), primera instancia en la que se ha procedido a esta revisión, debatirán esta semana el contenido de la propuesta eslovena a través de teléfono y correo electrónico, antes de volver a reunirse el próximo lunes. La postura e influencia de España El proceso podría desembocar a mediados de mes en una eliminación de las sanciones diplomáticas, tal y como exige Cuba. Se cumpliría así el deseo de España y de la mayor parte de los estados de la Unión Europea. El secretario de Estado español para la Unión Europea, Diego López Garrido, ha señalado en París que "es conocida la posición española de ir rebajando las sanciones de la UE e ir solicitando a la vez de Cuba gestos en cuanto a derechos humanos". A su juicio, esta es "una política, impulsada por España, que está teniendo buenos resultados en la UE". Por su parte, fuentes de la delegación checa, una de las más reticentes al levantamiento de sanciones, explicaron que ellos "no quieren amenazar" con un bloqueo, pero que "la Democracia en Cuba continúa siendo una prioridad" para el país ex comunista. Cuba es el único país de América Latina con el que la UE no tiene relaciones contractuales y al que llegó a imponer sanciones diplomáticas en 2003, aunque están congeladas desde 2005. Es la primera vez que se revisan las relaciones desde que Fidel Castro renunciara al poder en favor de su hermano Raúl, quien ha eliminado algunas de las restricciones que pesaban sobre la población cubana. La Habana ha considerado hasta ahora indispensable que Bruselas elimine completamente las sanciones, antes de aceptar la oferta de diálogo que los Veintisiete enviaron hace ya un año. Aznar impulsó la 'posición común' La "posición común" fue promovida por el Gobierno de José María Aznar en 1996 y fijó como objetivo de la política de la UE la promoción de la democracia y el respeto de los derechos humanos, algo que Fidel consideró una injerencia intolerable dictada por Estados Unidos. Esta posición no fue mencionada en las conclusiones de la UE sobre las relaciones con la isla del año pasado. Las sanciones de 2003 fueron la reacción europea al encarcelamiento de 75 disidentes cubanos y la ejecución de tres secuestradores de una lancha. Esas sanciones obligaban a los gobiernos europeos a restringir sus visitas oficiales a la isla o a invitar a disidentes a las recepciones en sus embajadas en La Habana. En 2005, con el retorno de los socialistas al gobierno en España, y tras los nulos avances cosechados por la anterior política de aislamiento, la UE acordó suspender la aplicación de las sanciones contra Cuba, pero no las abolió. Ofreció a cambio un diálogo a dos bandas, es decir, con los disidentes pero también con las autoridades, que fue tajantemente rechazado por La Habana. Movimientos recientes En 2007, la Unión Europea intentó sin éxito aprovechar la "nueva situación" creada por el alejamiento temporal del poder de un enfermo Fidel Castro para renovar su oferta de diálogo al régimen con el fin de promover la democracia en la isla. En 2008, el gobierno cubano ha expresado su esperanza de que se levanten las sanciones, ya que considera imposible "sentarse a negociar" con los Veintisiete en las actuales circunstancias. Además, ha agradecido el "activo papel" del gobierno español para convencer a sus socios de la conveniencia de acabar con el 'statu quo'. Tras la reunión de este martes, está previsto un nuevo encuentro de los técnicos dentro de una semana, antes de que el debate se eleve progresivamente al Comité Político y de Seguridad (COPS) el 11 de junio y al Comité de Representantes Permanentes (COREPER) al día siguiente, para acabar en una decisión formal de los ministros de Asuntos Exteriores del 16 de junio. Durante la reciente Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, celebrada en Lima, el canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, se reunió con la comisaria europea de Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, y otras autoridades europeas y comunitarias para tratar sobre el estado de las relaciones entre Cuba y la UE. Los contactos tuvieron lugar después de que a mediados de marzo el comisario de Desarrollo de la Comisión Europea, Louis Michel, realizara una visita de tres días a Cuba, en la que señaló que la actual situación de inmovilismo en la UE no ayuda a establecer un diálogo político con el Gobierno de la isla. Fuente: El mundo.es  

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.