Últimos logros en investigación de las Ataxias Hereditarias en Holguín, Cuba

Este artículo es de hace 12 años
A un mes de concluirse el segundo ensayo clínico desarrollado por el Centro de Investigación y Rehabilitación de las Ataxias Hereditarias (CIRAH), ubicado en Holguín,  a unos 700 Km de la capital del país, se concluirá otra etapa decisiva para el futuro científico de la instituciòn. Su máximo reto, ahora, es llegar a una multiterapia bioquímica combinada con la neurorehabilitación, para modificar los cambios significativos en las alteraciones tenidas por la enfermedad en ese orden. El doctor Luis Velásquez, director del CIRAH, dijo que existen muchos años de experiencia con el seguimiento día a día de cientos de enfermos, lo cual posibilita la búsqueda de alternativas medicamentosas que puedan mejorar la calidad de vida de los pacientes, porque hasta ahora, la vía posible no es la cura, sino atenuar los efectos limitantes provocado por la dolencia. El ensayo consiste en el suministro por vía oral de un antioxidante cubano durante seis meses (abril-septiembre), conjuntamente con la neurorehabilitación. Se aplica a 20 pacientes escogidos y tiene como característica distintiva su desarrollo a nivel comunitario. Para la consecución de este nuevo experimento se activaron seis áreas de salud en la ciudad de Holguín, incluida en calidad de referencia la sala del CIRAH, donde funciona el grupo rector y asesor de la actividad. Antecedió a dicha experimentación, la prueba durante un año de la suplementación del Sulfato de Zinc en 33 enfermos de Ataxia SCA2 (según estudios previos los niveles eran inferiores tanto en el suero sanguíneo como en el líquido cefalorraquídeo), porque las faltas hizo pensar en la relación directa de esa realidad con la alteración genética. Según el doctor Velásquez, se cumplió la hipótesis investigativa consistente en aumentar esa presencia de zinc en el suero sanguíneo hasta 22, 87 mili moles por litro y en el líquido cefalorraquídeo de 0,03 miligramos por litro a 0, 018. Alcanzaron mejorías en la coordinación, marcha, equilibrio y funciones cognitivas (atención, concentración, memoria) y acciones ejecutivas de los pacientes tratados. Se estimaron avances en el sistema inmunológico, y los estudios electrofisiológicos relacionados con la degeneración del sistema nervioso periférico demostraron tendencia a la estabilidad. Se pensó en el Zinc por ser el oligoelemento más abundante en el tejido nervioso después de hierro, y cuya disminución podría estar incidiendo en el desarrollo progresivo de esta enfermedad, con bases moleculares asociadas a procesos de neurotoxicidad. Se conoce que las ataxias hereditarias conforman un grupo de afecciones neurodegenerativas, que se caracterizan por ataxia progresiva de la marcha, entre otras características, debido a la degeneración del cerebelo y de sus vías aferentes y eferentes. La forma molecular más frecuente en Cuba es la Ataxia Espinocerebelosa tipo 2 (SCA2). En nuestro país existen 101 familias afectadas y se han diagnosticado más de mil 600 enfermos entre vivos y fallecidos. Pero las acciones del CIRAH en la búsqueda de esos blancos terapéuticos son conjuntas. Para el ensayo del Zinc colaboraron el Centro para la Investigación de Animales de Laboratorio (CENPALAB), el Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos (CIDEM), el Clínico-Quirúrgico de Holguín, el hospital de Medicina Natural y Tradicional más el Instituto de Farmacia y Alimentos (IFAL) y ahora intervienen el Centro de Química Farmacéutica, las áreas de salud del municipio de Holguín y el hospital Clínico Quirúrgico Lucía Íñiguez. En plena consolidación de su labor científica, el CIRAH, donde se han atendido a más del 90 por ciento de los enfermos en Cuba, prevé la apertura de un departamento de neuropatología, el cual lo convierte en uno de los centros de mayores potencialidades para el desenvolvimiento de sus funciones en el Continente. De caras al tercer Congreso Internacional de las Ataxias Hereditarias, previsto para octubre en Holguín, las personalidades mundiales que nos visiten podrán comprobar cuanto se ha avanzado aquí en la investigación de los genes modificadores y en biología molecular desde el nivel geonómico, todo pensando en mejorarle la vida a esos más de 700 enfermos en Cuba y una cifra superior a los 7 mil familiares proclives a contraerla. Luis acentúa un elemento primordial en ese desarrollo alcanzado: la voluntad política del gobierno cubano para facilitarlo. Fuente: Ahora.co.cu

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.