Cuba en Tolosa, el regreso del coro Exaudi

Este artículo es de hace 12 años
Sin duda, Exaudi ha sido una de las agrupaciones corales más esperadas en este 40 Certamen de Tolosa. La coral cubana dejó una huella imborrable allá por los años noventa por su sensibilidad musical, diferente y cautivadora. Exaudi mostró en 1992 el sentimiento cubano en su forma de cantar y su modo de entender la música coral. Los cubanos embelesaron al público y arrasaron con su ritmo y sus bailes. Aquel año, Exaudi consiguió el primer premio en voces mixtas, sección folklore. Regresó en el 93 -con motivo del XXV aniversario- y volvió a ganar. Ahora, en 2008, quince años más tarde, la agrupación cubana ha vuelto y esta vez, su participación en el concurso ha sido en grupos vocales. En su última visita, los cubanos dejaron el listón muy alto y conscientes de ello llegaban este año a Tolosa con un repertorio muy trabajado. Tampoco en esta edición especial del Certamen han dejado al público indiferente. En su actuación pusieron la máxima concentración en cada una de las obras que interpretaron. En música sacra se atrevieron con Ossun Requiem, una pieza de Réquiem que fue novedosa por la fusión de dos culturas: la europea y la africana y sacaron su ritmo caribeño en el repertorio profano con las obras El canto de los cafetales y La aporrumbeosis. Fundada en 1987 por su actual directora, María Felicia Pérez, esta agrupación cubana ha sido aclamada en más de 50 festivales corales y ha actuado en conciertos en América, Europa y Oceanía. El coro posee una variada discografía y tiene un historial de significativos premios y galardones. Exaudi marcó una etapa en los años 90 y es uno de los coros que más huella ha dejado en estos 40 años de historia del Certamen Coral de Tolosa, junto a otros como San Jacobs, de Suecia o Brilliant Harmony, de Japón. A pesar del tiempo transcurrido suena aún en la calle, en especial entre los fieles seguidores del festival coral tolosano, el nombre de Exaudi y el grato recuerdo que los caribeños dejaron en su primera incursión, allá en el año 1992. Su directora, M. Felicia Pérez ha sido también testigo de este cariño del público 16 años después. «Estoy sorprendida y agradecida, al mismo tiempo, porque la gente no nos ha olvidado y nos ha recibido con mucho cariño. En este certamen hice muy buenos amigos y ha sido agradable volver a encontrarme con ellos. Me siento feliz de volver y de estar en Tolosa, aunque había olvidado el intenso frío que sigue haciendo aquí», señala. La directora cubana desarrolla también una intensa labor en el campo de la música coral en su país como asesora y jurado de festivales y concursos corales. También lo hizo en Tolosa en una visita, sin su coro, en el año 96, para formar parte del jurado del Certamen. «Desde mi experiencia personal es más fácil realizar la labor como integrante del jurado para valorar la actuación de otros coros, que el trabajo como participante coral y esperar, con los nervios que ello implica, a que un jurado valore tu actuación», dice. La directora de Exaudi, que ha participado en diferentes concursos internacionales, confirma que el secreto de que el Certamen Coral de Tolosa siga en la actualidad tan vivo, después de tantos años, es «porque sigue teniendo el mismo nivel de calidad que al principio. Eso es algo que no se ha perdido en este festival y es muy difícil mantener esa calidad durante cuarenta años y seguir escuchando en cada edición a coros de gran prestigio. La organización tiene mucho mérito. Además, nada más terminar el concurso ya están preparando las pautas a seguir para el siguiente. También considero esencial la estructura del jurado calificador que es abierto y formado por distintas nacionalidades. El jurado es una representación de las diversas formas de entender la música coral en todas sus variantes. Todo esto hace que el Certamen de Tolosa brille por sí mismo», explica. Los cubanos demostraron en el escenario tolosano su trabajo y su entusiasmo tanto en la música religiosa como en la profana. Les gustaría marcharse a su país con un premio, aunque ahora es el jurado quien tiene la última palabra. Sin embargo, M. Felicia Pérez subraya que en toda actuación «siempre que se consigue cantar con dignidad, emocionar y sorprender al público es ya un premio recibido». Fuente: Diario Vasco

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985