'La pasión según Carmela', Una novela cubana con acento argentino

Este artículo es de hace 12 años
La pasión según Carmela (Editorial Sudamericana, 2008), la más reciente novela del escritor argentino Marcos Aguinis, está escrita con una minuciosidad artesanal. No podía ser de otra manera. Aguinis es un escritor de larga data y mucha técnica que cuenta, además, con una impresionante lista de premios literarios. Es también --experiencia y galardones aparte-- un escritor temerario. Sólo así se explica que, siendo argentino, se haya atrevido a escribir una novela de tema cubano que abarca cuarenta años de historia contemporánea. Uno no puede menos que imaginarse la cantidad de trabajo investigativo que debió realizar para completar esta saga tropical. Aquí está casi todo, desde el asalto al Palacio Presidencial hasta los prolegómenos del Período Especial en Tiempos de Paz. Narrada a tres voces, la novela comienza en Cuba a mediados de los años cincuenta y concluye en Argentina, a finales de los ochenta, durante el gobierno de Raúl Alfonsín. La pasión según Carmela ha sido catalogada como una historia de amor. Y lo es. Sólo que esa historia, de alguna manera, se pierde en el convulso escenario político de la revolución cubana. Sus protagonistas principales, atrapados en el vórtice de ese huracán, terminan siendo arrastrados por la vertiginosidad de los acontecimientos. Carmela Vasconcelos, una joven cubana de clase alta, a punto de graduarse en medicina, decide incorporarse a las fuerzas rebeldes que luchan en la Sierra Maestra. Allí se enamora de Ignacio, un economista argentino que también se ha sumado a la guerrilla. Amor en tiempos de guerra. Hasta ahí, la premisa parece simple: mueren en la contienda o la sobreviven. Desde luego, la sobreviven. Y de qué manera. Ignacio --un teórico marxista a ultranza-- termina convirtiendo a Carmela en una verdadera militante comunista. Después de cada combate, entre caricia y caricia, una lección de economía política. Sexo y plusvalía bajo las estrelladas noches del Turquino. Es en esta primera parte de la novela donde se sientan las bases para comprender lo que de otra manera no se comprendería: toda una vida de abyecta devoción revolucionaria. Sí, Ignacio y Carmela alcanzarán juntos el triunfo revolucionario, juntos escalarán posiciones, juntos aplaudirán los crímenes de la revolución, juntos presenciarán la lenta consumación de los símbolos patrios más sagrados, juntos contemplarán la inexorable devastación de la nación, juntos también compartirán las caídas en desgracia, las humillaciones, el ostracismo y hasta la cárcel. De victimarios a víctimas. Devorados por Saturno. Su historia es la esencia de la tragedia cubana: el apoyo incondicional a la barbarie. Al final, uno no puede menos que sentir lástima por ellos. La pasión según Carmela es, en un sentido literario, una novela ambiciosa. Nada malo en ello. Al contrario, las letras latinoamericanas necesitan obras de aliento épico. Lo que ocurre es que Aguinis ha intentado condensar la revolución cubana en apenas trescientas páginas. Y eso es, literalmente, imposible. Demasiado horror. Quizás por eso tuvo que dejar cosas sin contar. Si hubiese incluido la invasión de Bahía de Cochinos, la Crisis de los Misiles, la lucha en las montañas del Escambray, el calvario de los presos políticos y las guerras internacionalistas, habría necesitado trescientas páginas más. Aun así, es abarcadora. Y, a su modo, aleccionadora. La historia de Carmela --según Aguinis ha explicado-- es la de Nancy Julien, como ella se la contó. Es la historia que cayó en sus manos y la que, como escritor, convirtió en novela. Estoy seguro que si hubiese conocido otras, las habría novelado en su lugar. Son las que el exilio cubano hubiese preferido: la de los jóvenes estudiantes que, en los primeros años de la revolución, renunciaron a sus carreras para tratar de salvar la patria y terminaron frente a los pelotones de fusilamiento; la de los empresarios que abandonaron sus negocios y pasaron a luchar en la clandestinidad; la de los obreros que cambiaron sus herramientas por un fusil; y la de los campesinos que dejaron el arado abandonado en el surco para combatir en las montañas. Marcos Aguinis nació en Córdoba, Argentina. Ha escrito varias novelas, entre las que cabe mencionar, La cruz invertida, La gesta del marrano y La matriz del infierno. Ha escrito también ensayos como El atroz encanto de ser argentinos y Las redes del odio. Fue el primer latinoamericano en ganar el Premio Planeta de España. Se presentará en la Feria del Libro el domingo 9 de noviembre a las 3:00 p. m. Fuente: El Nuevo Herald

Este artículo es de hace 12 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985