Hemingway, sus amores y pasiones en el hotel habanero Ambos Mundos

Una exposición fotográfica que recorre la presencia de las mujeres y su huella en la literatura hemingweyana fue abierta en la habitación 511 del hotel habanero Ambos Mundos


Este artículo es de hace 12 años
Una exposición fotográfica que recorre la presencia de las mujeres y su huella en la literatura hemingweyana fue abierta en la habitación 511 del hotel habanero Ambos Mundos, uno de los santuarios del escritor norteamericano en Cuba. Convertida en Museo, la habitación conserva el mismo mobiliario dispuesto en idéntica forma de cuando lo albergaba cada vez que decidía dormir en tierra, de regreso de una de sus aventuras pesqueras, antes de encontrar su asiento definitivo en Finca Vigía, en las inmediaciones de la capital cubana. Las mujeres siempre rondaron la literatura y la vida del autor de El viejo y el mar. Más allá de sus cuatro matrimonios, romances e idilios e incluso amores que nunca llegaron a concretarse en la vida real, ellas cobraron vida en sus libros y se beneficiaron con un baño de eternidad. Prueba palpable son títulos como Fiesta, Por quien doblan las campanas y París era una fiesta e innumerables cuentos en los que aparecen metamorfoseadas o con su propia identidad como Hadley, su primera esposa, uno de los hilos nostálgicos de París era una fiesta. O la inefable Catherine Barkley, de Adios a las armas, trasunto de una pasión de carne y hueso que Hemingway decidió perpetuar para siempre en esas páginas. El hotel Ambos Mundos era “un buen sitio para escribir”, como lo confesó Hemingway en su histórica entrevista a George Plimpton. Fue tal vez el lugar donde empezó a sucumbir a los encantos de una isla en la que escribió algunos de sus libros inmortales. En la habitación 511 todo permanece igual y hay quienes aseguran que es posible percibir el hálito de quien la habitara. A pocos pasos, en el bar restorán Floridita, adonde bajaba al mediodía a tomar sus daiquiris, está su estatua en bronce fundido. Allí se le ve, por obra del arte, acodado en la barra, como si reposara de su breve trayecto cotidiano desde el Ambos Mundos, dispuesto a consumir su trago. Fuente: CubaSi

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.