Regeneran arenales del primer destino turístico de Cuba

Este artículo es de hace 11 años
Los excelentes y prolongadísimos arenales de la playa cubana de Varadero, que hace pocos días completaron el millón de visitantes, en el 2008, primer año en que alcanza esta afluencia de turistas, tiene en su punto de mira la regeneración de unos 7 mil metros de su maravilloso litoral, que por la propia naturaleza marina ha movido en años recientes algunos volúmenes de su finísima arena. Este empeño, que tiene antecedentes en momentos anteriores, mejorará aún más este segmento del balneario, aumentará el área de exposición solar y sus mullidos fondos inmediatos, y hará posible cubrir los lugares con afloramientos rocosos, debido a fases erosivas de su tibio mar caribeño. El preventivo trabajo está encaminado a conservar la naturaleza de esta península playera (de nombre Hicacos, un arbusto costero salvaje que produce una frutilla muy apetecida), considerado un primer destino turístico de sol y playa, de Cuba, lo que ha permitido un ordenado desarrollo hotelero y de los servicios, que posee importantes proyectos en reserva y ejecución junto a una funcional infraestructura vial y aérea. Con cargo a las tareas de mantenimiento y recuperación de su playa, en el verano pasado se efectuó un vertimiento 600 mil metros cúbicos de arena en un tramo central de estos vastísimos arenales (de 20 Km), que proseguirán en Varadero, en este 2009. Las regeneración playera utiliza las extracciones del sitio conocido como Cuenca Mono II, mar afuera y lejos de la línea costera, lo que ayudará a crear, además, reservas de la fina arena varaderense, que en momentos de mayor erosión se añadirán a las zonas turísticas que frecuentan los bañistas, principalmente aquellas que sirven de soporte a los hoteles o son más vulnerables. Se calcula que en los meses veraniegos del pasado año, la arena esparcida benefició la duna local, garantizando las condiciones que le dieron fama internacional a la Playa Azul, cual se conoce también con este apelativo. El proyecto en marcha, que no interrumpe la llegada invernal masiva del turismo internacional y de Cuba, ha sido concertada entre los ministerios cubanos de Turismo y de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, ante la necesidad de mantener la vitalidad de la naturaleza de la península de Hicacos, donde se halla Varadero a 140 kilómetros al Este de La Habana, entrelazados por la autopista litoral de la Vía Blanca. La ejecución de los vertimientos de arena son llevados a cabo por la empresa de Obras Marítimas. El Instituto de Oceanología, también cubano, confirmó que a principios del siglo XX se construyeron viviendas de lujo y pequeños hoteles sobre la duna, a lo que se añadió una errónea extracción de arena frente a Varadero, y ahora la subida del nivel del mar a causa de los deshielos polares, provocado por el cambio climático que hoy perjudica al planeta, debieron dañar ese entorno. La suspensión de extracciones de arena con fines constructivos, en 1980, amortiguó la erosión pero no propició la conservación de la playa, asunto que demanda mayor esfuerzo y que no se ha demorado en emprender. Hasta el momento se han vertido en la playa de Varadero unos dos millones de metros cúbicos de arena, principalmente en el área del “Varadero histórico”, y se han realizado reconstrucciones de su duna natural, con resultados satisfactorios, según valoró el doctor José Luis Juanes Martí, de Oceanología, a pesar de los impactos de huracanes y frentes fríos, lográndose una franja de arena de 50 metros, en la playa, y una elevada retención del material esparcido, con las características paisajísticas y estéticas. Fuente: Radio Rebelde

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985