Cuba recurre a la ropa de Zara para impulsar la red de comercios estatales

Este artículo es de hace 11 años
El Gobierno cubano ha recurrido a la ropa de la multinacional gallega Zara para impulsar un comercio público que nace con el objetivo de poner en el mercado productos competitivos a precios moderados. Aunque en la isla ya existen franquicias de marcas de moda reconocidas, como Benetton o Mango, hasta ahora el régimen de Raúl Castro no había incluido un negocio de este tipo en el entramado comercial que maneja por su carácter «estratégico». Sin embargo, el Gobierno se zambulló esta semana en el mundo de la costura comercial con la apertura de una tienda con estanterías repletas de pantalones, gafas, corbatas, chaquetas y hasta ropa infantil de la marca Zara. Las prendas que pueden ya adquirir los cubanos llegan a la isla a través de una empresa intermediaria a la que Inditex permite comercializar sus productos en aquellos países en los que no tiene puntos de venta propios, según confirmó ayer un portavoz de la firma textil. Asimismo, puntualizaron que a través de esta vía solo ponen en el mercado pequeñas partidas almacenadas de anteriores colecciones. Sin embargo, pese al limitado número de prendas llegadas -menos de 40.000-y la mala situación del establecimiento, alejado de otros centros de compras, Moda y Punto, como se denomina el comercio, ha comenzado por todo lo alto. «La previsión era de 5.000 dólares diarios, que ya se superó el primer día. Nos sorprendió», indicó Mariela Estévez, dependienta del establecimiento. La explicación para este resultado no se puede encontrar en la publicidad, ya que solo se repartieron algunas invitaciones en La Habana, y no existe el reclamo de los escaparates, con los que no cuenta la tienda. Así, la clave del éxito de Moda y Punto se encuentra en el boca a boca y la escasez de comercios de este tipo en el país, según indicaron algunos de los compradores. «Compré un pantalón. Está muy bien, tanto en precio como en calidad», señaló Yani, una joven que suele renovar su armario en un centro comercial frecuentado por turistas, que resulta «más caro» que la tienda recién abierta. «La gente, cuando busca algo específicamente, va a buscarlo adonde esté», dijo Estévez, al señalar que la idea del comercio «es competir con otras tiendas, pero con precios más bajos», e incrementar el abanico de marcas de prestigio internacional en sus estantes. Calidad del servicio público La mejora de los servicios ofrecidos en la red de establecimientos estatales ha sido una de las peleas del Gobierno de Raúl Castro, desde que este asumió la presidencia del país en julio del 2006. En los últimos meses, la calidad de los productos ha sido objeto de críticas, recogidas incluso por los diarios oficiales Granma y Juventud Rebelde. En todo caso, y pese a la buena acogida de sus productos entre la población, Inditex subrayó ayer que Cuba no contará con una tienda propia de la marca a corto plazo: «Nuestros planes de expansión van por otro lado», indicaron Fuente: La Voz de Galicia

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985