¿Qué le sucedió a Dayron Robles en Berlín?

No es la primera vez que él presenta una molestia en competencia. En el 2006, en la Copa del Mundo, fue lo mismo. Sintió una molestia y decía que no podía correr. Antes de los Juegos Olímpicos de Beijing, estando en Cuba, tenía una dolencia parecida, no igual, sin embargo, ganó el oro y entonces no dimos explicación, pero ahora sí porque se perdió.


Este artículo es de hace 12 años
“En el 2010 hay mundial bajo techo y le vamos a tirar con todo para que nuestro pueblo vea que Dayron Robles sigue siendo mejor que lo que ya es”, expresó Santiago Antúnez. Por esperada la entrevista no dejó de cumplir sus expectativas. Santiago Antúnez nos recibió dispuesto a responder todas las interrogantes relacionadas con la última actuación del recordista mundial y campeón olímpico, Dayron Robles, a quien entrena desde hace más de un lustro. Su inesperada retirada en la semifinal del campeonato mundial de atletismo, en Berlín, sembró dudas y hasta criterios insultantes si tomamos en cuenta el trabajo consolidado de la escuela cubana de vallas. Periodista y entrevistado abrieron el diálogo. “Un saludo a toda la afición cubana, especialmente a la gente de mi tierra, Ranchuelos, en Villa Clara. Como entrenador valoro que no solo debemos dirigirnos a la población cuando nuestros atletas obtienen triunfos, sino también cuando hay derrotas. Estoy muy contento por la iniciativa de esta entrevista para aclarar ciertos temas a los aficionados. Creo que hay algunas equivocaciones sobre la información que se dio a nuestro pueblo durante el campeonato mundial de Berlín”. ¿Qué pasó realmente con Dayron en esa lid? “Dayron es un atleta que tiene problemas con sus pies planos, lo cual explicamos antes del mundial para que nadie vaya a creer ahora que es un problema de justificación. Las plantillas y los pinchos especializados que él tenía que utilizar los tuvo a mediados del mes de junio. Quiere decir que hizo la mayoría de los entrenamientos y las competencias del año con los pinchos que no debía usar. No es la primera vez que él presenta una molestia en competencia. En el 2006, en la Copa del Mundo, fue lo mismo. Sintió una molestia y decía que no podía correr. Antes de los Juegos Olímpicos de Beijing, estando en Cuba, tenía una dolencia parecida, no igual, sin embargo, ganó el oro y entonces no dimos explicación, pero ahora sí porque se perdió. A principios de esta temporada muchos recordarán que regresamos a Cuba después de dos competencias por una molestia suya. Quiere decir que eso siempre ha estado presente en Dayron. Tanto yo como el grupo de trabajo tenemos que seguir trabajando porque es un atleta que tiende a tener bastante molestias.” ¿Si estaba en esas condiciones, por qué corrió en la semifinal? “Para la semifinal él calentó bien como siempre. Al terminar me le acerqué e hicimos una pequeña reunión: ¿cómo te sientes?, dime sí o no, corremos o no se corre, si no puedes nos retiramos y él dijo: no, yo puedo con esta semifinal para clasificar. La decisión de correr no lo decide ni el cuerpo médico ni el entrenador, sino el grupo de trabajo. El médico da su valoración, el fisiterapeuta la suya y yo como entrenador recibo esa información y lo veo en el calentamiento. Al final los tres consultamos con el atleta que es en definitiva el que siente o no el grado de dolor. Por eso en el campeonato mundial se decidió así. Vi el calentamiento y tras su decisión de correr se le explicó como debía hacer la carrera para que no tuviera que arriesgarse, ya que corriendo a un 93% podía ganarla sin problemas. Pero a la hora de la carrera sintió la molestia y se paró”. ¿Puede hacerme una pequeña descripción de esa molestia? “Para ponerte un ejemplo: ¿Quién no ha tenido lo que decimos en Cuba una “cuca”? Con eso no se puede correr, aunque a los 5, 10 minutos ya se te pasó. Eso es normal en el mundo, pero en ese momento no puedes correr porque está engarrotado el músculo. Es decir, no hay lesiones, pero sí una pequeña molestia. No conozco un atleta de este nivel extraclase, como lo es Dayron, que no se le haya presentado esto en algún momento”. ¿Antes del Mundial se quejó de alguna dolencia similar? “En las últimas diez competencias previas Dayron no se sintió ni se quejó de nada. Eso fue allí, en Berlín. Sin embargo, en la pierna derecha el sufrió una caída, se dio con el tubo de una valla y siguió compitiendo sin problemas. Por eso decía que una decisión de si compite o no tiene que hacerla el grupo de trabajo junto al atleta. Al final, aunque nosotros pensemos o digamos que se puede, es el atleta quien decide de acuerdo al dolor que pueda soportar. Han existido muchas molestias más profundas y él ha corrido y ganado, pero eso está en el alto rendimiento a diario”. ¿Qué arrojaron las pruebas hechas en Alemania ese propio día? “Le hicieron muchas pruebas y se valoró todo y sencillamente salió lo mismo que en las pruebas hechas en Cuba, una pequeña contractura que tiene dentro y eso a veces le impide correr en diversas situaciones. Tanto es así que el programa de rehabilitación que se le mandó allá es el mismo que le indicó nuestro grupo de trabajo: descanso. Si fuera una lesión grave o media hubiera tenido un programa de rehabilitación con fisioterapeuta o con aparatura, pero en realidad lo único que se le recetó fue descanso. No hay nada de peligro”. ¿Lo sucedido tiene algo que ver con no cumplir la fisioterapia diaria? “Dayron sabe que tiene que “morir” en el fisioterapeuta y en el médico diariamente y eso lo cumple de manera religiosa porque sabe las consecuencias que eso puede traer. Es estrictamente cumplidor de eso, aunque ahora estamos en un proceso de análisis y de chequeo completo de su organismo y todo lo que se está haciendo dará resultado, aunque hay que seguir la investigación. Pero sí necesitaba los zapatos especiales. Primero, porque la pisada no es igual y si ese zapato lo usa ya casi a ultima hora, como sucedió, pues la pisada es diferente. Las vallas es un evento muy traumático, no es lo mismo correr plano”. Hubo expresiones del propio Dayron sobre la falta de potasio en su organismo. ¿Qué puede ampliar sobre eso? “Nuestra población debe entender que nuestros atletas y el deporte como tal sufre también el problema del bloqueo. Hay muchas cosas que no nos llegan en tiempo y a veces nunca llegan. Por eso también el mundo entero nos reconoce y se asombran de cómo es posible que nosotros tengamos atletas de alto niveles con la situación económica y el bloqueo que tenemos. Y ese fue el caso del cloruro de potasio, que es muy importante al organismo porque en nuestro país estamos constantemente sudando. Hay algunos atletas que lo necesitan en más cantidades que otro. Porque si sudas y no tienes la recuperación de la sal, a través de ese cloruro, el músculo está como si fuera un poco rígido y por cualquier cosa puede sufrir una contractura, una molestia. En el caso de Dayron suda mucho y le empezamos a dar el cloruro de potasio cuando llegó, pero ya era un poco tarde. Sin embargo, tampoco queremos decir que fue eso una de las causas reales de lo sucedido”. ¿Existe alguna relación entre la cantidad de competencias con la aparición de esta dolencia? “Lo he explicado tres veces, pero no me voy a cansar de hacerlo. En el año 1992, después de los Juegos Olímpicos de Barcelona, comenzamos a crear la escuela cubana de vallas en el atletismo. Anteriormente corríamos en las competencias fundamentales y después, en los torneos siguientes, el rendimiento caía. Nosotros nos preguntábamos cómo es posible que haya atletas que puedan empezar la temporada en marzo y estén corriendo hasta septiembre, como Bolt este 2009, y mantengan todo el tiempo el rendimiento. Descubrimos que nuestra arma fundamental, la de los vallistas cubanos, es la valoración por competencia y hemos calculado que se debe competir entre 15 y 20 veces. Y toda la vida lo hemos hecho y no pasa nada. Por ejemplo, Dayron tiene 12,87 como mejor marca personal (que además es el récord del mundo). Si corre 13,30 en una competencia está corriendo a un 88 a 90 % de su capacidad, pero es que allí le podemos medir el final de la carrera, la arrancada o los cambios de ritmo. A veces el entrenamiento es más brusco, más agresivo que una propia competencia. El problema no es la cantidad, puedes correr hasta 30 veces porque estás entrenando, sino la intensidad. Por ejemplo, este 2009 empezamos tarde por el retraso de los zapatos especiales y competimos solo 10 veces —en el 2008 lo hicimos 17— para no buscar una molestia o lesión. Es el año que menos hemos competido y sin embargo, ¿cuántas veces corrió Dayron a altas intensidades?: un 13.04, un 13.06 y un 13.10. Nunca bajó de 13. No hizo tal intensidad. Es decir, no se trata de competir mucho o poco, sino la intensidad con que compitas. En los entrenamientos actuales y modernos del atletismo, usted entrena la distancia en que compite. Lo que mide es la competencia no el entrenamiento”. ¿Es común este tipo de molestias en otros atletas? “Este tipo de molestias es común en los atletas de alto nivel y dentro de ellos, los que como Dayron, Usain Bolt, Tyson Gay, etc, son atletas extraclase. Los entrenamientos de ellos, de acuerdo a las marcas que realizan, tienen que ser mucho más intensivos. En realidad los entrenamientos de ellos son más propensos a lesiones que en las mismas competencias. Con otros vallistas cubanos también ha ocurrido: Anier García, Emilio Valle, Yoel Hernández. Recuerdo que Anier, en el 2003, llegó lastimado a los Juegos Panamericanos de República Dominicana y todos decían que estaba acabado. Sin embargo, en el 2004 tuvo un proceso de recuperación y ganó el bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas. Como entrenador estoy acostumbrado a que existan esas dolencias. Lo que pasa es que depende del momento que sucede, lo mejor es que ocurra en un entrenamiento y nunca en una competencia”. ¿Algún diseño especial en el reinicio de los entrenamientos en octubre? “Todos los años, de acuerdo a como terminó el atleta la anterior temporada y a lo que toque en el programa anual del cuatrienio siempre hay diferencias en el entrenamiento. En el caso de Dayron hemos valorado hacer un chequeo general en el Frank País o en Instituto de Medicina Deportiva para saber si existe algún tipo de molestia. Luego, vamos a seguir profundizando en su fortalecimiento físico y a continuar trabajando sobre la base de la resistencia especial, que se la vamos a incrementar”. ¿Y del resto de los muchachos, que puede comentarnos? “Este año el alza de Dayron Capetillo fue muy bueno, primera vez que se enfrenta a un mundial y terminó bien, en semifinal. Ese era un atleta que siempre se lastimaba empezando la preparación, por un problema de preparación de la base. Pero le hemos hecho un trabajo de fortalecimiento y preparación y se le han ido desapareciendo esas molestias y esperamos mucho de él. Tenemos a Ignacio Morales, David Arbola, que muy pronto tendrán nivel mundial. En el femenino, independiente de Anay Tejeda, que se mantiene en su nivel, esperamos que un grupo de atletas comiencen a dar el salto como Belkis Milanés, bronce en el mundial juvenil, y Yenima Arencibia. El área de las vallas mantiene esperanzas y prepara su relevo. No solo es Dayron Robles, sino otros atletas jóvenes”. ¿Cuál es el secreto de Santiago para que sus discípulos hagan siempre sus mejores marcas en la competencia fundamental del año? “Bueno, es simplemente un método que ha dado resultado. Uno debe llevar al atleta a una determinada cantidad de competencias para que él, tanto físico como psicológicamente, sepa cuánto tiene que correr en cada momento. El atleta tiene que saber el paso que hay que correr cuando le digo: esta carrera es para 13.30 segundos. Y tiene que experimentarlo hasta que sea capaz de dominar a su organismo. Antes de los Juegos Olímpicos de Beijing lo hicimos con Dayron. En las últimas carreras, casi seguidas, lo preparamos para las cuatro carreras de los Juegos. En Atenas hizo 13.08; en Roma 13.04; en Saint Denis le dijimos esto es como la semifinal e hizo 12.88 y después en Estocolmo hizo 12.91. Es decir, él sabía cómo tenía que correr sus cuatro carreras para ganar y lograr su mejor marca en la última salida a la pista. Y así lo hizo. Cuando Dayron rompió el récord mundial el pasado año la gente se asombró: ¿12.87 en junio? Sin embargo, nosotros estábamos convencidos de que podía hacer menos tiempo. Y él lo mantuvo, por ese sistema de trabajo y por esas competencias”. ¿Queda entonces la espina de no tener todavía un oro mundial, a pesar de la cantidad de premios que ya acumula? “Sí, me queda esa espina, pero estoy convencido de que va a llegar. No es capricho ni que no me guste perder, ni a las escupidas. Es el espíritu de los vallistas cubanos. Dayron se la sacará rápido, pues el mundial es cada dos años. La difícil es el oro de los Juegos Olímpicos porque tú no sabes si un atleta te va a durar cuatro años. En el 2010 hay mundial bajo techo y le vamos a tirar con todo para que nuestro pueblo siga contento y vea que Dayron Robles sigue siendo mejor que lo que ya es”. Fuente: Trabajadores

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba