Se recupera en la Isla de Turiguanó, en Cuba, la raza vacuna Santa Gertrudis

Especialistas en ganadería de la provincia aseguran que en esa parte de la geografía avileña se concentra el mayor hato de la raza en Cuba, y el segundo en América Latina con 4 773 cabezas de ganado.


Este artículo es de hace 12 años
Míster Barker llegó empujado por la codicia. En 1935 era el dueño de toda la Isla de Turiguanó, un pedazo de tierra sin abundancia, donde se malvivía pendiente del carbón y el mar. Fue en ese año que el americano introdujo en el lugar los primeros 35 ejemplares Santa Gertrudis, de gran fortaleza para el trópico y altos productores de carne. Especialistas en ganadería de la provincia aseguran que en esa parte de la geografía avileña se concentra el mayor hato de la raza en Cuba, y el segundo en América Latina con 4 773 cabezas de ganado. MANTENER LA GENÉTICA La empresa pecuaria genética Turiguanó es la mejor entre sus similares en el territorio. Cubre 7 777 hectáreas de las 7 889 que abarca la isla, en la porción norte de Ciego de Ávila. Sus animales pastan en cuartones de las 36 unidades con que cuenta. Todas disponen de buena hierba, aunque dice Daniel Rodríguez López, subdirector general, que el pasto se pierde "de hoy para mañana con la llegada del frío y las primeras brisas de diciembre". A juzgar por el estado en que están los potreros, no creo que este año suceda tal fatalidad. Y si ello ocurre, tienen la certeza de que no será igual a la sequía de los años 2004 y 2005, cuando hubo que evacuar a más del 90% de la masa vacuna hacia zonas de los municipios de Morón y Chambas, hecho que salvó la especie. "Gracias a esa decisión, los animales sobrevivieron. Fueron tiempos en que hasta se pensó en desintegrar la empresa, pero hubiese sido una derrota", comenta Basilio González Adega, jefe de Producción y Reproducción en la Subdelegación de Ganadería en Ciego de Ávila. Los animales vigorosos, rojizos, de pura raza, se mueven en las distintas unidades: Nave de Techo, dedicada a la ceba de machos; La Uno, a la de futuros sementales; Plan Seco, al desarrollo de machos; y la de prueba de comportamiento, donde estos son evaluados para, de acuerdo con su pedigrí, destinarlos a los centros de inseminación y de monta de las distintas empresas del país. Junto a sus hembras de la Santa Gertrudis, Enrique Espinosa Rodríguez, jefe de la unidad Preceba Cinco, se siente un hombre importante. Y es que en los 16 años que lleva en el lugar ha incorporado cientos de estas a la reproducción. "A estas añojas y novillas hay que tratarlas con cariño. A todas las conozco. Ellas llegan con siete meses y permanecen aquí hasta los 27. Las cuido con esmero, porque son sus vientres los que garantizan el futuro de la entidad y la pureza de la raza. A 250 las rotamos por cada cuartón para que se alimenten bien", afirma. Ante la falta de algunos recursos, Enrique pone en práctica alternativas como la siembra de postes vivos, o la disminución de la cantidad de pelos de alambre en las cercas, que en época de abundancia tenían cuatro y cinco hilos y él las deja en tres. Así logra construir otros cuartones. Daniel Rodríguez López, subdirector de la entidad, asevera que en estos momentos tienen 2 146 hembras en la reproducción. "Este año el plan era incorporar 330 y ya vamos por 446. Eso es bueno para seguir recuperándonos". En la unidad de comportamiento (todos machos), a simple vista se observa uniformidad en la masa, animales de patas gordas, robustos. José María Martínez Pérez, al frente del rebaño, precisa que existe gran exigencia a la hora de la selección, "tanto, que el pasado año la Comisión Nacional Evaluadora escogió a 23 para la monta y solo a uno para la inseminación". "Teníamos otro candidato, del color adecuado, buena caja de cuerpo, pecho ancho, muy hermoso, pero, cuando lo miraron de frente, notaron que tenía un problema en un ojo y ahí mismo fue descalificado". A los hombres de las unidades se les ve más risueños y complacidos: "El rebaño aumenta de peso", dice Héctor Concepción Guevara, jefe de la unidad Plan Seco, conocida también como Unidad Empresarial de Base Comercial. Aquí el control es riguroso, argumenta. "Los días 10 de cada mes pasamos por la báscula el 30% de los 120 animales. Así sabemos cuánto aumenta cada uno. En estos momentos incrementan su peso en más de un kilogramo por día, muy bueno si tenemos en cuenta que 800 gramos es considerado óptimo". Y no solo eso. La vida de cada uno de los ejemplares está en soporte digital, rectorado por el programa denominado SISCOP (Sistema de Control Pecuario). El toro nombrado Valiente, por ejemplo, gran campeón en varias ferias agropecuarias, nació el 12 de noviembre del 2001, pesa 1 600 libras. Es hijo de¼ ". Y aparece en la pantalla la fecha en que la madre quedó embarazada, quién es el padre, entre otras características. ¿PSR? Me aclaran que esa sigla quiere decir que es un animal que proviene de un Parto Sin Padre Reconocido y, por lo tanto, perdió su valor genético y mantendrá solo el comercial. "Podrá ser el torete más robusto y bien delineado, o la novilla más bella, que para nosotros no es de pura raza", advierte Daniel. LA ISLA AGRADECIDA Si se habla de la empresa pecuaria, es obligado mencionar al Pueblo Holandés, con sus casas afinadas de techos a dos aguas, chimeneas y pisos altos, único en Cuba por su arquitectura. El pueblo Holandés, idea de Celia Sánchez. Pudiera tener relación con el escenario de cualquier cuento de Hans Christian Andersen, mas la realidad es que fue idea de Celia Sánchez Manduley (nombre de la comunidad), la Heroína de la Sierra, la que puso a Martí en la cima del Pico Turquino. Según atestiguan, un día de abril de 1960 reunió a todos y habló de crear la primera brigada guerrillera de producción, que trabajaría en la construcción de bebederos para darle agua al lote de ganado y en la edificación de las viviendas. El 24 de febrero de 1964, las 48 familias que andaban desperdigadas por el monte recibieron las llaves de sus hogares y la vida comenzó a cambiar. En fecha anterior, el 12 de diciembre de 1961, el Comandante en Jefe Fidel Castro se refería a la existencia en Cuba de uno de los mejores centros de ganado Santa Gertrudis. "Es precisamente el de la granja Turiguanó", dijo en ocasión del acto de graduación de 200 campesinos estudiantes de Inseminación Artificial, en la finca El Chico, en La Habana. No puede compararse lo actual al esplendor de la década de los 80 cuando la empresa ganadera Turiguanó tenía 11 000 cabezas de ganado, poco más del doble de las que tiene en estos momentos. Hoy, no obstante, la recuperación es palpable. Lo muestran la realidad de los datos, entre los que destaca la mejoría en el peso promedio de los animales, que este año anda por los 378 kilogramos —en la unidad Nave de Techo, 40 animales alcanzaron los 412—, algo impensable en los tiempos otrora difíciles. Este año recuperaron 241 hectáreas forrajeras, la mayor cifra del último lustro, elaboraron más de 2 500 toneladas de silo para la alimentación del ganado, lograron el acuartonamiento en el 77% de las unidades de cría, chapearon más de 4 000 hectáreas y sembraron 214 de king grass, guinea y mijo, además de cumplir con la producción mercantil. Pese a esos logros, los directivos y trabajadores deben luchar por la estabilidad de la fuerza laboral, en tanto reciben una fuerte competencia del polo turístico cercano Jardines del Rey. También están obligados a agilizar la recuperación de las unidades enclavadas en la parte más elevada de la isla, y concluir con el alistamiento del centro de ceba de toros, las dos tareas más urgentes para continuar con el crecimiento de la masa ganadera de una de las empresas genéticas más renombradas en Cuba. Fuente: Granma

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba