Premio Nacional de Cine para Raúl Pérez Ureta

Este artículo es de hace 11 años
Por primera vez el Premio Nacional de Cine se confiere a un director de fotografía, en el cine cubano, a uno de esos lentes que, desde la cámara, con el juego de la luz y del espacio, de las imágenes resulta clave en cada película a la que se incorpora, como lo demuestra su sólida filmografía tanto en el documental como en la ficción. Y es que Raúl Pérez Ureta, Premio Nacional de Cine 2010, es esa suerte de mago que, con su perspectiva y su mirada, desde la fotografía e, incluso, con el manejo de la cámara se adueña de cada obra en la que está su sello. Así se demuestra en filmes tan emblemáticos como “Papeles secundarios”, “Madagascar”, “La vida es silbar”, “Suite Habana”, “Pon tu pensamiento en mí”, largometrajes de los realizadores Orlando Rojas, Fernando Pérez y Arturo Sotto en los que ha sumado su talento y sensibilidad, como también lo ha hecho en producciones de Daniel Díaz Torres, de Manuel Iglesias, de Fernando Timossi, de Ruy Guerra, de Lisandro Duque y de Fernando Birri, entre otros, al proyectarse no solo en la pantalla y en películas cubanas, sino al dar su contribución, también, al nuevo cine latinoamericano. Desde 1961 se incorporó a las huestes del entonces recién creado Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos, ICIAC, primero en el departamento de animados, y luego en la que fue su mejor escuela, el Noticiero ICAIC Latinoamericano, donde se forjó de manera autodidacta y junto al magisterio de Santiago Álvarez, como él mismo lo ha reconocido, en la actual edición del Festival de Documentales que viene realizándose en Santiago de Cuba, ciudad en la que recibió la noticia de este muy bien merecido Premio Nacional de Cine. Con marcado acento expresionista en su fotografía, apoyado en las variables de la luz y del color, incorpora Pérez Ureta a cada filme, y en particular al discurso de la ficción, ese particular acento que define un arte, que como el audiovisual, necesita de la imagen como elemento no pasivo, sino protagónico, y así lo hace su fotografía, esencial para el enriquecimiento de la propia dramaturgia de cada película. Fuente: CubaSi

Este artículo es de hace 11 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba