La caldosa de Kike y Marina: tres décadas en el gusto popular

Este artículo es de hace 9 años
La fórmula culinaria a base de gallina, yuca, plátano, malanga, papa, disímiles especias y algún truco extra del cocinero, le trajo a Las Tunas la oportunidad de ser la tierra de una de las composiciones más populares de las últimas tres décadas. En los años 80 del pasado siglo casi no hubo medio de prensa cubano que no contara la historia de “La caldosa de Kike y Marina”, cuyo primer capítulo sucedió el 25 de julio de 1979, cuando el profesor de Biología Rogelio Díaz Castillo y otros vecinos del reparto Pena, en esta ciudad capital, saborearon el plato inspirador de la canción, ofrecido por el matrimonio de José Enrique Pérez Rodríguez y Luz Marina Zaldívar Calzadilla. Alrededor de su consumo las anécdotas se fueron acumulando y la fama del efecto tonificante de la espesa bebida también. Demasiadas evidencias para quedar relegadas por Rogelio, quien desde joven se había convertido en un “guitarrero”, como él mismo dice al hablar de su curso autodidacta en la música; y al que componer motivado por sucesos de la cotidianidad se le daba fácil. Fue así como un día se levantó directo a escribir de un tirón el tema que volvió mundialmente famoso al nutritivo caldo y lo convirtió en un elemento tradicional de el Balcón del Oriente. El 28 de septiembre de ese mismo año lo cantó oficialmente en el barrio junto a Kike y una de sus hijas, Lolita, sin otra aspiración que la de tener un himno para la familia caldosera, ya amplia en esa época. Luego vendría el lanzamiento al estrellato de la picarezca guaracha por Inocente Iznaga, el Jilguero de Cienfuegos, a quien Díaz Castillo, hoy Doctor en Ciencias Pedagógicas, admiraba y siempre creyó que le “quedaría bonita”. Han pasado 30 años de la noche de enero de 1980, cuando en Palmas y Cañas el conductor preguntó: “Jilguero, tú sabes lo que es la caldosa”, y el estreno nacional se materializó. “Me siento satisfecho, realizado, con la repercusión de la obra, no porque tenga valores artísticos, sino porque pienso que aporté algo a la provincia. Nunca me he propuesto ser un artista, solo soy un autor musical. Actualmente sueño con hacerle una pieza a Las Tunas, que refleje cómo es ella” explica Rogelio. Por más de 15 intérpretes reconocidos ha sido entonada esta melodía. La actriz Aurora Basnuevo lo hizo en África y grupos extranjeros como The Latin Brothers la han grabado. Como si fuera poco su peculiar devenir, justo entre los motivos de una de las rejas de la casa del “profe”, se puede leer en clave de sol el multitarareado pentagrama, alzándose la forma de los hierros en perdurable homenaje a la sapiencia popular. Fuente: CubaDebate

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985