Nuevo paisaje urbano cafeterías y DVD piratas

Esta noticia es de hace 9 años
El florecimiento de puestos callejeros de venta de películas piratas y de pequeñas cafeterías caseras conforman una nueva imagen de la capital cubana, por cuyas calles circulan cada vez menos vehículos de los años 50 y más modernos. "Tiempo de cambio" es la nueva consigna en Cuba, tal como Radio Rebelde ha bautizado un espacio ante "los nuevos tiempos que llegan" destinado a que la población resuelva sus dudas sobre los nuevos impuestos y la contribución a la Seguridad Social que tienen que pagar los trabajadores autónomos. El gobierno de Raúl Castro concedió más de 80.000 licencias para pequeños negocios privados para tratar de absorber al medio millón de trabajadores estatales que serán despedidos este año.    Muchos negocios que hasta ahora se realizaban de forma ilegal están saliendo a la luz (hasta el año pasado en Cuba había 143.000 trabajadores autorizados por cuenta propia sobre una fuerza laboral de 5 millones de personas). Pero muchos nuevos trabajadores autónomos se quejan del monto de los impuestos y de no tener acceso a un mercado para mayoristas, lo que crea interrogantes sobre cuánto durarán estos negocios. Los puestos de venta de Cds y DVDs piratas con música, películas y series de televisión se multiplican cada día. Hay ofertas de "combos" con cinco películas -seleccionadas por género, director o actor- por 50 pesos cubanos (unos 2 dólares). En la céntrica calle 23 del Vedado el puesto de la joven Chelo simboliza los tiempos de cambio: su vasta oferta de música y películas, junto a un televisor para probarlas, está colocado en el porche de una casa, tapando un puesto donde un anciano vende libros clásicos de la literatura marxista.    "Llevo unos días y me va bastante bien aunque hay mucha competencia. Pídeme lo que quieras y yo te lo traigo. En la casa tengo dos computadoras llenas de películas", dice a los clientes. Como ella muchos vendedores alquilan porches a propietarios de casas antiguas céntricas para colocar sus puestos.    Los negocios gastronómicos son los que han acaparado el mayor número de las nuevas licencias y junto a los paladares (pequeños restaurantes privados) surgen cafeterías en las casas, atendidas desde las ventanas, en las que se vende café, pizzas, pasta o bocadillos. Por las calles el paisaje urbano también ha cambiado pues cada vez se ven menos vehículos estadounidenses de las décadas de 1940 y 1950, declarados Patrimonio Nacional, y más automóviles modernos.     Esto se debe a que en 2009 el gobierno permitió durante unos meses a los cubanos propietarios de vehículos antiguos reemplazarlos por modelos importados con la condición de entregar los antiguos al Estado.     En la isla solo está permitida la compra y venta de automóviles anteriores a 1959.     El número de vehículos modernos podría seguir aumentando pues Raúl Castro se refirió en el parlamento en diciembre pasado a que "prohibiciones irracionales propician violaciones" y dijo que el gobierno estudia dar solución a los "engorrosos trámites" asociados a la compra-venta de vehículos.   Fuente: ANSaLatina

Esta noticia es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.