Cumple 53 años hotel más cosmopolita de Cuba

Este artículo es de hace 9 años
El Hotel Tryp Habana Libre, el más cosmopolita de Cuba por su ubicación, cumplió este sábado 53 años de su apertura en medio de una creciente espiral del turismo insular. Un comunicado de la compañía española Sol Meliá, que administra la instalación de propiedad cubana, aseguró que el hotel tiene una nueva imagen y mejoría en su producto para la satisfacción de sus huéspedes, que provienen de todas partes del mundo. Ubicado en la calle 23 o La Rampa, este es uno de los lugares más frecuentados diariamente tanto por los lugareños como por turistas de todo el planeta, frente al céntrico cine Yara, la heladería Coppelia e importantes arterias de la ciudad. Emblemático por su arquitectura de los años 50 del pasado siglo cuenta además en su fachada principal con un enorme mural de la pintora cubana Amelia Peláez (1896-1968). El informe de Sol Meliá señala que su lobby resulta renovado y exhibe una imagen muy similar a la que tuvo cuando abrió sus puertas, aunque sin llegar a una reconstrucción literal. Otra novedad es el cambio de mobiliario a partir de los patrones de diseño de los 50 y el patio central recuperó mayor protagonismo a partir del empleo de elementos de jardinería y materiales de la época, como las losas de granito. También un grupo de habitaciones fueron renovadas con textiles y mobiliarios restaurados, lo que permite brindar mejores condiciones y comodidad, insiste el reporte. Por su parte, la oferta culinaria, respira nuevos aires, pues el restaurante de comida oriental El Polinesio estrena novedosas propuestas y El Barracón sumó a su habitual menú de comida cubana, opciones para ejecutivos. El edificio, inaugurado el 19 de marzo de 1958 a la cuenta de la cadena estadounidense Hilton, cuenta con 572 habitaciones e innumerables servicios de gastronomía, centros nocturnos y salones de reuniones, con una historia e intimidad especiales. Luego del triunfo de la Revolución Cubana en 1959, su realce fue tal, que en la habitación nombrada La Castellana, el líder Fidel Castro instaló su comandancia de esos primeros tiempos. El establecimiento cuenta con habitaciones de cerca de 50 metros cuadrados de superficie, balcón y vista a la ciudad o al mar, y una serie de comodidades propias de un cinco estrellas. Entre las novedades, se encuentran obras en sus salones de los artistas plásticos Alfredo Sosa Bravo y Portocarrero, figuras de relieve internacional. Esta hospedería fue sede de diferentes eventos como competencias internacionales de ajedrez, cenas de gala dedicadas a los Habanos o albergar a más de dos mil reporteros de todo el mundo durante la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba. Para muchos lo más importante son sus tres restaurantes especializados en comida cubana, polinesia y mediterránea, una mesa buffet de cocina internacional, y una excelente sala de fiesta nombrada Turquino, en lo alto, pues ese nombre responde a la montaña más elevada de Cuba. Por lo tanto, su piso 25, muy cerca de las estrellas, abre para el disfrute de muchas personas, con un techo corredizo y mucha alegría, sobre todo en las noches. Fuente: Granma

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985