Hernández Espinosa, compromiso popular

Este artículo es de hace 9 años
El regreso de la obra de Eugenio Hernández Espinosa, María Antonia, clásico de la literatura dramática cubana al teatro Mella, a partir del próximo viernes 8 de abril, se augura como uno de los sucesos más significativos de las artes escénicas en el 2011. Estrenada en esa propia instalación en septiembre de 1967, en esta oportunidad será asumida por la agrupación que dirige Hernández Espinosa (Teatro Caribeño) con montaje propio y las actuaciones de Monse Duany, Arbey Ortega, Norah Hamze, Yadira Herrera, Nelson González, Marta García y el actor guadalupeño Gilbgert Laumord. Contribuirán al realce de la puesta el Conjunto Folclórico Nacional y la compañía de espectáculos del maestro Santiago Alfonso El compromiso del dramaturgo y Premio Nacional de Teatro, Eugenio Hernández Espinosa, con el arte popular y el reflejo de los avatares de la gente común precisamente volvió a ponerse de manifiesto durante un encuentro efectuado hace pocos días en la sede de la UNEAC, en el cual compartió puntos de vista sobre el panorama teatral y comentó algunas de las experiencias de su vida que ha imbricado a sus textos. Durante el coloquio, conducido por el también dramaturgo Gerardo Fulleda León, los actores Nelson González, Luis Francisco Cruz y Marta García, del grupo Teatro Caribeño que dirige Espinosa, leyeron pasajes de la obra aun sin estrenar El ambia, cuyos personajes —El Gato y Chémbalo— provienen de la antológica pieza Calixta Comité. La historia, publicada en el tomo II de la compilación Quiquiribú Mandinga, de Letras Cubanas, narra la confrontación entre ambos amigos cuando uno de ellos sale de la cárcel. Resentimientos, cobardía, traición y cariño son los sentimientos que motivan el desenvolvimiento de la trama. "Esta historia la escribí partiendo de la cultura popular, la marginalidad y los prejuicios raciales", manifestó el autor de Emelina Cundiamor, quien vuelve a descontextualizar a personajes de sus obras para crearles una historia independiente como hizo, con anterioridad, con los monólogos Masigüere, donde continúa la trama del Carlos, de María Antonia, y Cheo Malanga, el otro personaje de Mi socio Manolo. Imposible de separar del mundo popular, Eugenio combina en sus obras las problemáticas sociales actuales junto a tradiciones de la cultura sincrética y a elementos autobiográficos. En este sentido, el autor siempre ha afirmado interesarse en la contemporaneidad de un mundo que, aunque tiene otra proyección, existe. Fuente: Granma

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.