La juventud está adormecida por la trampa de los medios, dice literato cubano Reynaldo González

Este artículo es de hace 9 años
El escritor y Premio Nacional de Literatura Cubana Reynaldo González cree que hay un adormecimiento de la juventud mundial ante "la trampa y la seducción" de los medios de masas, y "las víctimas perfectas" se encuentran en países pobres y "subeducados", como en Latinoamérica. Así lo considera el también periodista y ensayista (Ciego de Ávila, 1940) en una entrevista con motivo de su estancia en Canarias, que culminó con una conferencia en la Universidad de La Laguna sobre el cine cubano, incluidos los "inconvenientes y contradicciones" experimentados en su desarrollo. Reynaldo González, que fue editor de José Lezama Lima, asegura que en Latinoamérica se encuentran "exactamente las víctimas perfectas" de esta información "pseudoreal", que es "una enfermedad que se ceba donde hay incultura y pobreza" y que da como resultado, por ejemplo, el que las muchachas se confronten "con un canon de belleza que no corresponde con sus condiciones físicas". Ya no se trata de que las jóvenes se pongan pestañas postizas, lentillas para tener los ojos verdes, hincharse los labios o ponerse añadidos en los senos, es que hay un arquetipo físico reñido con el canon de belleza de países como México, eminentemente mestizo y muy indígena, añade. El adalid que impone la televisión son mujeres lánguidas de ojos azules y pelo rubio "que nunca sabrás si son naturales. Te presentan una Barbie falsa que habla supuestamente en español", afirma el escritor, que es miembro de la Academia Cubana de la Lengua. En su opinión, los medios masivos de comunicación han generado una seducción tan grande que la gente cae en la trampa de consumir esta información gráfica y de poco texto "y se embotan", porque no se apela a la inteligencia, sino a la sentimentalidad. Al final la gente "consume, consume y consume y se siente bien y mientras tanto, le están estableciendo patrones de conducta y de género, roles de actuación que nunca traen un mensaje nuevo sino siempre lo antiguo", porque "están sacralizando las tradiciones y no están provocando ningún cambio, ni de acción ni de personalidad". "Tienes la ilusión de que estás consumiendo cultura" pero hay muy pocos periódicos en el mundo -y cita al italiano La República y al español El País- que hagan una separación entre espectáculo, que es para consumir, y la cultura, que es para alimentar la inteligencia y el pensamiento. A su juicio, habría que rebelarse primero contra la definición de "industria del entretenimiento" ya que, se pregunta, "¿por qué me tengo que entretener si no estoy aburrido?". Esa definición la marcan "lo mismo Walt Disney que la sangre borboteando de la pantalla y la gente lo asume pasivamente". Reynaldo González, que fue director de la Cinemateca de Cuba, señala que en el cine "ya ni los actores hacen un esfuerzo", pues todo se resuelve con efectos especiales "y el espejismo de la acción". "Una película tiene hoy 10 minutos para que le veamos el culito a Brad Pitt, 20 de persecución, 5 de explosiones y después un tempo lento para meternos la carcuma de que ha habido una idea detrás, que no hay, porque todas se calcan una a otra", critica. A su juicio, el adormecimiento llega incluso a las universidades, que ahora programan cursos sobre Vargas Llosa porque le dieron el Nobel de Literatura. "¿Pero cómo no habían leído antes a ese escritorazo?", proclama. Opina el autor de "Llorar es un placer" -un libro cuasi feminista sobre la influencia de los medios de masas en la psicología colectiva- que en Cuba hay una cultura diferente "a fuerza de inducciones, sacrificios y de una política quizás impositiva". Reynaldo González sentía que su cultura "era un tanto demasiado europea" y ha viajado con frecuencia por América "para tomar conciencia del continente al que pertenezco", pero el resultado es "que visto a veces abismos". "Si no tienes cultura no puedes pensar. Si no piensas no puedes actuar y entones eres una nave al garete, una víctima perfecta del que llega y tiene los medios y eso me parece patético", denuncia. No es que Cuba "esté feliz y no haya problemas" ya que el literato es "de los que critica cosas fuertemente de mi Gobierno, tanto es así que a veces se me ha visto como un disidente, que no lo soy, pero he hecho un periodismo muy crítico y he tenido siempre una actitud a contrapelo". Algo de esa cultura global "y otros males" van a entrar en Cuba pero, advierte, pensar en la cultura y en la vida como en la medicina preventiva "es un error". Hay que confrontar y luchar "por defender lo tuyo frente al embate" y el pueblo cubano, señala, está más preparado que otros "con otros millones de defectos y otros problemas que esos pueblos no conocen". "No le tengo miedo a los cambios, yo necesito los cambios", precisa Reynaldo González, quien transforma el lema cubano de "patria o muerte" en "cambio o muerte". Por ello considera que en Cuba deben hacerse los cambios con más celeridad, ya que "se están tomando mucho tiempo y perdiendo una ocasión" debido "a la fatiga y al cuestionamiento. Ya no hay la aquiescencia que había antes". El escritor, que confiesa que la cultura de la revolución es la suya, afirma que Cuba vive ahora "un momento lindísimo" y por eso "me la jugué: yo elegí quedarme". Fuente: El Dia.es

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.