Cuatro artistas premiados en Bienal de la Vasija 2011

Este artículo es de hace 9 años
Cuba, cuya exportación de cítricos cayó 80% en dos décadas, intenta reanimar el sector con un plan intensivo que prevé una inversión de 200 millones de dólares, pese a la devastadora bacteria "dragón amarillo", como parte de la reforma agrícola del gobierno de Raúl Castro. El programa, basado en un modelo de agricultura intensiva (mayor rendimiento por área), desarrolla "nuevas siembras" y prevé una inversión "entre 150 y 200 millones de dólares" en los próximos 12 años, declaró a la AFP Luis Alberto Torres, director técnico del estatal Grupo Empresarial Frutícola (GEF). Torres precisó que el plan, que comenzó a prepararse en 2008, prevé la introducción de variedades más resistentes a las plagas, el cultivo intercalado de otras frutas, y un mayor estímulo a los agricultores. Tristemente en los mercados de Cuba en épocas se ven sólo de tres a cuatro tipos de fruta, generalmente guayaba, banano, piña y fruta bomba (papaya). Algunas frutas tropicales incluso son desconocidas por los cubanos más jóvenes, como el marañón o el níspero. Hoy empiezan a aparecer. "Yo estoy embullado (entusiasmado). Este año vendimos por primera vez 40 toneladas de aguacates (palta) a Canadá", dijo el campesino Leonardo García, de 35 años, quien con siete hombres atiende 25 hectáreas de la cooperativa "14 de noviembre", una de las 46 fincas de la empresa de Cítricos Ceiba, en Bauta, 30 km al oeste de La Habana, en la provincia de Artemisa. Con más de 112.000 hectáreas de cítricos (cultivo extensivo), Cuba alcanzó en 1990 el récord de un millón de toneladas sobre todo de naranjas y toronjas (pomelos), que vendía frescas a la ex Unión Soviética y a los países de Europa del Este. La desintegración de la URSS en 1991 dejó a Cuba sin sostén económico. En el campo agrícola y además de perder abruptamente un mercado seguro, se quedó sin suministradores de fertilizantes y tecnologías. A esto se sumaron el agotamiento de las plantaciones, algunas con más de 35 años de explotación, que las hizo más vulnerables a las plagas, el mal manejo del cultivo, los huracanes, la sequía y el recrudecimiento del embargo de Estados Unidos. Cuba exportaba en 1988 unos 170 millones de dólares en cítricos. Hoy, con 40.000 hectáreas citrícolas vende en el exterior de 20 a 30 millones en jugos concentrados y aceites esenciales para cosmética, y otros 60 millones en el mercado interno, segun el GEF. El tiro de gracia al sector lo dio la bacteria "Huang Long Bing (HLB, "dragón amarillo"), oriunda de China, que provoca la caída anticipada del fruto, explicó el ingeniero José Pérez. "Se está difundiendo en las principales regiones citrícolas del mundo y el que no la tiene la tendrá", dijo Pérez, quien precisó que la plaga llegó a la isla en 2007 y encontró "un centro geriátrico (plantaciones envejecidas)" para su rápida propagación. Pérez, quien labora en Cítricos Ceiba -una de las principales empresas citrícolas de la isla- sostiene que vencerla es un duro reto para los planes del GEF. "Si hay una planta sana, riego y fertilizantes, se puede convivir con el dragón, como sucede con el Sida. Por eso es imprescindible la renovación de los campos", comentó. La reforma agrícola que impulsa Raúl Castro para reducir la importación de alimentos -por 1.500 millones de dólares anuales- establece no solo la reanimación de las plantaciones sino el aumento de la producción de otras frutas -con cultivos intercalados- como mango, guayaba, aguacate o coco. Además, incluye el pago por resultado y nuevas formas de comercialización, para estimular a los agricultores. La millonaria inversión en cítricos no tiene financiamiento externo. Fuente: AFP

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985