El periódico Granma órgano oficial del Partido dice que el acceso a la información en Cuba vive un agonizante via crucis

Este artículo es de hace 9 años
El diario 'Granma', portavoz oficial del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC), critica en su edición del pasado viernes las restricciones al derecho a la información que existen en la isla y denuncia que el acceso a la misma transita actualmente "por un agonizante vía crucis". El rotativo --el de mayor importancia en Cuba-- explica en un artículo titulado 'El derecho a la información' que los periodistas afrontan "innumerables e ilógicos escollos, en esferas muy distantes a los asuntos de secreto estatal", que dificultan el trabajo y la difusión de noticias de interés nacional. "Más allá de las inconformidades que provoca, la obstrucción de los canales de acceso a la información viola los principios democráticos propugnados por nuestra legalidad, establecidos en la Constitución" y en la "voluntad política" decretada por el PCC, señala la nota.    Los medios de comunicación en Cuba están controlados por el Estado y no existen alternativas privadas que ofrezcan una información que vaya más allá de los anuncios estatales, lo que dificulta el trabajo de los corresponsales extranjeros, según ha denunciado en insistentes ocasiones la disidencia dentro y fuera de la isla. Por este motivo, el artículo publicado por 'Granma' constituye una dura crítica al manejo de la información y a su difusión por parte de los organismos del Estado. "Resulta increíble, y hasta enervante que para entrevistar en su escuela a un pionero se reclame como algo imprescindible la autorización de un viceministro", cuestiona el diario. "O peor, que en un acto de inicio de curso, donde muchas familias van con sus propias cámaras fotográficas, el órgano oficial del Partido ('Granma') no pueda hacer fotos porque en algunas escuelas aducen la necesidad de un permiso ministerial", añade el escrito. El diario describe algunas de las trabas que deben afrontar los periodistas de los medios del Estado para poder realizar reportajes que a veces retrasan varios días la difusión de algún artículo por el "trajín burocrático de una aprobación" de alguna máxima autoridad. Tales dificultades se presentan en momentos en que el Gobierno de Raúl Castro pone en marcha un paquete de más de 300 reformas aprobadas el pasado abril por el PCC, las cuales implican cambios trascendentales en casi todos los aspectos de la vida cotidiana de los cubanos. Según el medio oficial, en Cuba hay "muchos funcionarios administrativos" quienes "parecen vivir ajenos al derecho de los ciudadanos y a la irritación que en la población causa el no explicar a tiempo los porqués de un fenómeno o medida", como las "cuestiones económicas de comprensible interés público". 'Granma' ironiza al decir que los responsables de las oficinas de difusión de las entidades del Estado --incluyendo los Organismos de la Administración Central y estructuras de gobierno locales-- pareciera que "están allí para entorpecer el flujo de la información y hasta de la comunicación". "Brindar información sistemática, veraz, diversa, que permita abordar la realidad desde todas las complejas aristas que pueda ofrecer, no constituye un favor, sino un derecho del pueblo", enfatiza. El diario critica a "muchos militantes" del PCC porque "son los primeros en incumplir la esencia" de la resolución del partido que se refiere "eficacia informativa de los medios de comunicación masiva", y advierte de que mientras lo establecido por el gobierno en esa materia no se cumpla "el acceso a la información para el pueblo seguirá transitando por un agonizante vía crucis". 'Granma' es el medio de comunicación oficial de mayor peso en la isla por ser el portavoz oficial del PCC, partido creado hace 46 años por el exmandatario Fidel Castro. Todos los anuncios oficiales del régimen son publicados en este rotativo que supone además un ícono de la revolución cubana. En su discurso de clausura del periodo de sesiones de la Asamblea Nacional (Parlamento) celebrado en diciembre pasado, Raúl Castro se refirió a este problema y dijo que "es preciso poner sobre la mesa toda la información y los argumentos que fundamentan cada decisión y de paso, suprimir el exceso de secretismo a que nos habituamos durante más de 50 años de cerco enemigo" Fuente: Europa Press

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985