Dany Quintero, el cubano que acabó en el 'infierno' del fútbol por salir de Cuba

Este artículo es de hace 9 años
Deportista cubano aprovecha una concentración de su selección en el extranjero para huir. Sin duda, ésta es una historia demasiado común en los últimos años, pero el caso de Dany Quintero es, cuanto menos, especial. Ídolo en su país y guardameta con buenas ofertas de equipos de alto nivel, decidió fichar por un equipo de la décima división alemana sólo por salir de Cuba. A sus 26 años, y tras más de 30 internacionalidades con la selección de su país, el 'Pulpo' -como era conocido en la isla caribeña-, decidió emprender un viaje sin regreso, que le iba a llevar a los 'infiernos' futbolísticos, pero que le abriría el paraíso de una vida 'normal' lejos de su país. Corría el verano de 2008 cuando la selección de fútbol cubana pactaba un amistoso en Alemania ante el Friburgo. Tras disputar dicho partido, cuando el combinado nacional caribeño se dirigía hacia el aeropuerto para volver a su país, Quintero decidió desaparecer de la concentración. El portero no estaba dispuesto a volver a Cuba, por lo que decidió buscarse la vida lejos de su país. Tras más de un año y medio sin noticias del que fuera guardameta titular de la selección cubana, Dany Quintero comenzó a entrenar con el Servette. El conjunto suizo se mostró encantado con la contratación del cubano, pero varias semanas después de llegar, y sin haber debutado aún, el equipo helvético decidió rescindir su contrato de manera unilateral, lo que le obligó de nuevo a buscar equipo. En busca de una nueva oportunidad Así, varias semanas después Quintero alcanzaba un acuerdo con el CA Valdevez de la segunda división portuguesa. Extrañamente, y de la misma manera que con el Servette, sus esperanzas se disiparon: a pesar del interés del técnico en contar con el meta, la directiva decidió romper su vínculo con el jugador. Así, el 'pulpo' regresó a Alemania en busca de una nueva oportunidad. Tras mucho pelear y con la necesidad de volver a jugar al fútbol, Quintero decidió aceptar una oferta poco 'usual': el SV Nollingen, de la décima división germana, la categoría más baja del fútbol alemán, sería su destino. Una vez realizado el fichaje, al cubano no le quedaba otra que tratar de legalizar su situación para evitar lo que ya le había sucedido en Suiza y en Portugal. Después de varios meses, la burocracia alemana reconoció al meta como "fugitivo reconocido por motivos políticos", lo que le asegura un contrato de trabajo en el país teutón de, al menos, tres años. Su actual técnico, Karl Georg Schmidt, tiene claro que es un portero con "unas cualidades espectaculares" y que "tiene nivel de sobra para jugar, como mínimo, en segunda división". A sus 26 años, Quintero vive lejos de su país y se faja jornada tras jornada en campos de tierra, su esperanza es normalizar su vida cuanto antes: "Deseo empezar aquí con el fútbol. Después vamos a ver qué pasa", asegura el meta. El 'Pulpo' ha decidido hipotecar su futuro deportivo para encontrar una vida lejos de Cuba. Fuente: El Confidencial

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985