Venir a Cuba cambió mi vida, afirma músico estadounidense

Este artículo es de hace 9 años
El músico estadounidense de ascendencia puertorriqueña Carlos Henriquez, contrabajista de la Jazz at Lincoln Center, afirmó a Prensa Latina que ofrecer sus enseñanzas a jóvenes cubanos le cambió la vida, lo hizo mejor persona. Desde que viajó en octubre de 2010 a la isla junto a los miembros de la agrupación que dirige el trompetista Wynton Marsalis, quedó flechado para siempre, tanto es así que prometió regresar y hoy, dijo, estoy aquí. A esta capital volvió el martes último con el proyecto Metales a La Habana, gestado por los fundadores Susan Sillins, Diane Raines y Eric Wright, en el que 17 músicos, siete de ellos de la Lincoln Center, y técnicos se unieron para donar y reparar instrumentos en cuatro escuelas e impartir talleres. Esta iniciativa, explicó en exclusiva a Prensa Latina, ha sido un gran empeño de un pequeño grupo de amantes del jazz y admiradores de la música cubana, en el que cada cual ha puesto su granito de arena. Confiado de que será un paso de avance importante para unir a los dos países desde el arte, destacó que el cariño por Cuba y en especial por los niños que se forman hoy en las escuelas ha crecido. Estar aquí es como entrar a otro mundo, apuntó. Henriquez trabajó varios meses con sus colegas para llevar adelante el proyecto que le ha permitido, además de ofrecer su talento, sentir esa calidez humana algo que, subrayó, esta por encima de cualquier diferencia política. Lo importante es el amor que sentimos mutuamente, la música nos conecta, nos tiende un puente, el mismo puente que estamos construyendo. Debemos formar una humanidad con mucho amor y con una gran riqueza musical, la cultura esta por encima de todo, resaltó. El instrumentista, nacido en el Bronx en 1979, alabó el respeto que sienten sus colegas cubanos por la música tradicional, algo que a su juicio, se ha perdido en Estados Unidos. Según relató, está en contacto permanente con Wynton Marsalis para darle detalles de todo lo vivido en estos días. El esta muy atento, todos estamos enamorados con este proyecto, acotó. Venciendo las barreras que impone el bloqueo de su país a la isla desde hace más de 50 años, Metales a La Habana espera cumplir próximamente otro anhelo, el de llevar a estudiantes cubanos a esa nación norteña para tomar clases en algunos conservatorios. Tenemos muchos planes, con nosotros viajó Victor Goines, profesor de jazz de una escuela en Chicago, vamos a ver que sucede, señaló. Por lo pronto disfruta de esta experiencia y espera volver en 2012 0 2013 con Marsalis y la Jazz at Lincoln Center de Nueva York. Estaremos aquí sin falta, concluyó. Fuente: Prensa Latina

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.