Caravaggio y sus seguidores en Museo cubano

Este artículo es de hace 9 años
Caravaggio, el pintor italiano que dio carta de identidad al barroco, entrará en Cuba cinco siglos después con Narciso, una recreación pictórica del joven enamorado de su propia belleza, castigado por la diosa Némesis. Un mito que el artista trasladó al lienzo en brazos de su genio para convertirlo en una de las pinturas más bellas de la historia del arte pictórico en Italia, espléndido óleo del final de su segunda etapa, pintado entre 1599-1600 Narciso prendado de su propia imagen, víctima de ella, legando al idioma una palabra incorporada al habla cotidiana: narcisismo. Para los cubanos será una oportunidad única, una experiencia visual y sensorial de extraordinaria riqueza esta obra que el Museo Nacional de Bellas Artes exhibirá desde el próximo 24 de septiembre hasta el mes de noviembre. Un acercamiento directo a este maestro del claroscuro, de las luces y sombras reveladoras, de los dioses pintados como seres comunes. La muestra, diseñada especialmente para Cuba, fue propiciada por el Ministerio para los Bienes y Actividades Culturales de Italia, la Sobreintendencia Especial para el Patrimonio Histórico Artístico y Étnico Antropológico y para el Polo Museal de la Ciudad de Roma. Caravaggio llegará escoltado, además, por 12 cuadros de la primera y segunda generación de sus seguidores, corporizados en un movimiento heterogéneo marcado por las experiencias individuales y la formación de cada uno de ellos. Las piezas, de un valor inestimable, pertenecen a los fondos de la Galería Nacional de Arte Antiguo del Palacio Garberini y el Convento de San Silvestre en Roma. Fuente: CubaDebate

Este artículo es de hace 9 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985