Culmina Festival de Música de Cámara Leo Brouwer en el Teatro Nacional de La Habana

Los últimos acordes del Festival Leo Brouwer de Música de Cámara sonaron en la capitalina sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba, en un concierto de homenaje a la familia Nicola.


Este artículo es de hace 9 años
Los últimos acordes del Festival Leo Brouwer de Música de Cámara sonaron en la capitalina sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba, en un concierto de homenaje a la familia Nicola. Apellido emblemático en el pentagrama musical de la isla, Clara Romero De Nicola (1888-1951) inició en la pasada década del 30 una cruzada "para colocar a la guitarra como un instrumento nacional", explicó el maestro Brouwer en sus palabras iniciales. Tal vez por ello, "en el modesto, pero asombroso repertorio por la calidad de los intérpretes", tuvo peso la guitarra, un instrumento que demostró la belleza y fuerza de su sonoridad en las manos del cubano Marco Tamayo y la española Anabel Montesinos, quienes interpretaron El libro de los signos junto a la Orquesta de Cámara de La Habana. Al frente por primera vez de esta novel agrupación de jóvenes recién graduados de música, Brouwer reservó para el cierre de la tercera edición del Festival el estreno en Cuba de esta pieza en tres movimientos compuesta por él en 2003 a solicitud de Costas Cotsiolis y John Williams. El concierto monográfico Todo Brouwer también contó con la actuación de la flautista Niurka González, quien como solista acentuó su maestría en la interpretación de Balada para flauta y orquesta de cuerdas (1963), obra dedicada al compositor Félix Guerrero y al flautista Roberto Ondina. La tercera pieza del programa, Doble concierto Omaggio a Paganini (1995) para guitarra, violín y orquesta de cuerda, constituyó un homenaje a ese compositor italiano, considerado uno de los más famosos y virtuosos violinistas de su tiempo. Como colofón de este certamen fue entregado, por primera vez, al joven chellista Alejandro Martínez, integrante de la Orquesta de Cámara de La Habana, la categoría Músico espiral eterno, en reconocimiento al talento y la consagración profesional. El Festival Leo Brouwer, que desde el pasado 30 de septiembre sesionó en cuatro escenarios habaneros, contó con un programa teórico y musical, donde algunas de las obras interpretadas en los cinco conciertos constituyeron estrenos, además de homenajear a destacadas figuras del arte cubano como el pianista Chucho Valdés y la directora coral María Felicia Pérez. Fuente: Prensa Latina

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.