La odisea del Teatro Sauto

Esta noticia es de hace 8 años
El coloso no está preservado contra la vejez y manifiesta síntomas de deterioro por el paso del tiempo. Sin contar la actual, las dos más importantes acciones de restauración a que fuera sometido ocurrieron en las décadas pasadas de los 60 y los 80, explica Cecilia Sodis, la directora. Aclara que, aunque el teatro cerró definitivamente sus puertas el 9 de febrero del 2010, los trabajos de rehabilitación comenzaron desde mucho antes. "Aquel día presentamos la última función: Promesa, un estreno de Teatro Icarón que dirige Miriam Muñoz. Las condiciones hacían imposible que continuara abierto al público". Reconoce que es admirable que el coloso yumurino no cesara sus quehaceres pese a las acciones constructivas. Así fue por varios años, lo cual requirió de un esfuerzo supremo del colectivo. A su juicio, el fracaso inicial fue no concebir la restauración como un proyecto constructivo. No hubo preparación ni organización de la obra, lo cual se agravó, observa, por baches en el financiamiento e inestabilidad en la entrada de los insumos. "Al principio pensaron que bastaba con un pasadito de mano, un mero mantenimiento. Poco después comprendieron que era necesario asumirlo realmente como una inversión, y no se hicieron las cosas como economicamente había que hacerlas. "Ello provocó no pocos errores y atrasos futuros en la obra, agravados por la falta de expertos para monitorear un proceso de restauración de suma complejidad. A los constructores les reprochan la falta de conocimiento sobre todo en el trabajo con la madera y en la cubierta. Aún después de varias mejoras hemos detectado pequeñas filtraciones por algunos sitios". Para Leonel Pérez Orozco, conservador del edificio y sus colecciones, fue una desventurada idea iniciar la rehabilitación con un personal sin la necesaria especialización. "Como resultado de la incompetencia y el desconocimiento, algunas labores se realizaron dos, tres y hasta siete veces. Afortunadamente, se vislumbran muchas esperanzas con la contratación de los artesanos, quienes se han echado encima la tarea de conservar lo más posible su originalidad. Son los mismos que laboraron en el remozamiento del Castillo de San Severino, hoy museo Nacional de la Ruta del Esclavo, y en otros lugares de importancia capital para la ciudad". UNA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL Explica Sodis que la construcción civil del teatro se encuentra a un 70 %, y entre las acciones más prominentes menciona el techado de varios camerinos, incluidos los trabajos de albañilería e instalación hidráulica y sanitaria. De igual modo se labora en la carpintería exterior del área norte, la bóveda del salón de los espejos y la sustitución de la mayoría de las vigas del portalón. "Queda por delante lo más engorroso, el proceso de reposición de la madera que asciende a más de 200 metros cúbicos. Se trata básicamente de madera preciosa". Agrega que en lo fundamental falta la estructura del escenario, el tabloncillo de la sala principal en platea y los soportes, así como las puertas que dan a los fumaderos. A ello habría que añadir el sistema de clima, luces, sonido y la tramoya. "Conservamos el colectivo en función de las obras constructivas. El coliseo se barre, se limpia y se ventila todos los días. Aspiramos abrirlo en el 2013 en saludo al aniversario 150 de la instalación. Eso requiere apresurar los trabajos y que no falten los suministros y la fuerza especializada". El historiador Fernández Fonseca considera que esta institución merece mejor suerte, pues encabeza la trilogía de teatros clásicos cubanos y es considerado una joya arquitectónica, concebida como la caja armónica de un instrumento musical. Manifiesta que es afamado además por su acústica perfecta. Es centro obligado de la cultura matancera y sede de eventos nacionales e internacionales, un símbolo de la ciudad por su esplendor arquitectónico y la jerarquía de los artistas que han actuado en su escenario, subraya. Fuente: Granma

Esta noticia es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.