Presentan en Cienfuegos los libros ganadores del Premio Casa 2011

Este artículo es de hace 8 años
Casa de las Américas presentó los libros premiados en la edición 52 de su Premio Literario (2011), ante lectores de la ciudad portuaria de Cienfuegos, en el centro-sur de Cuba. Al igual que en los últimos 11 años de manera ininterrumpida, la presentación de los textos premiados tuvo lugar en una céntrica librería de la ciudad, 250 kilómetros al sureste de La Habana, sede del trabajo de los jurados de la presente edición del certamen. El poeta Roberto Fernández Retamar, director de Casa de las Américas, asistió a la presentación. El cuaderno de cuentos “La bota sobre el toro muerto“, del cubano Emerio Medina, y la novela “La venganza de las chachas”, del mexicano Gabriel Santander Botello, triunfaron hace un año en los dos géneros narrativos, informó Prensa Latina. A la lista de nuevos textos de Casa se suma “Su paso“, obra del argentino Carlos E. Bishoff, laureada en literatura testimonial, así como la novela “Polvo: demonios y maldiciones“, con la cual el brasileño Nelson de Oliveira ganó en el apartado de la literatura del Gigante Suramericano. También ve la luz el poemario premiado en el concurso del 2010, “En vísperas de los días sabáticos“, obra de Jennifer Rahim, poeta de Trinidad y Tobago. En el caso de los premios de carácter honorífico otorgados a libros relevantes (publicados en 2008 y 2009) de autores de nuestra América, o sobre temas latinoamericanos, en los géneros de poesía y ensayo aparecen ahora “Los danzantes del tiempo” y “Amazonía. El río tiene voces”, respectivamente. La antología poética corresponde a Kamau Brathwaite (Barbados) y el texto ensayístico a la chilena Ana Pizarro, acreedores de los Premios José Lezama Lima y Ezequiel Martínez Estrada, por ese orden. En el caso del Premio de narrativa José María Arguedas, “Espejos, una historia casi universal”, del uruguayo Eduardo Galeano, ya fue presentado a principios de semana por su propio autor en la sede habanera de la Casa de las Américas. Roberto Zurbano, director del sello editorial de Casa, calificó al cuaderno de cuentos La bota sobre el toro muerto, del cubano Emerio Medina, de una colección de narraciones del mundo por sus disímiles escenarios geográficos, con la muerte como hilo conductor y confirmación de un autor que no pertenece a ningún círculo literario. Acerca de la novela La venganza de las chachas, del mexicano Gabriel Santander Botello, destacó la forma en que apela al método de crear un espacio físico ficticio, en este caso los Estados Unidos del Bajío, a la vez que recurre al erotismo como ingrediente del discurso narrativo. De Nelson de Oliveira subrayó el hecho de que ya contaba en su haber con otro Premio Casa antes de ganar el año anterior el apartado de literatura brasileña con su texto Polvo: demonios y maldiciones, “una novela maldita y del lenguaje que va enloqueciendo al lector, quien puede terminar siendo él mismo un personaje de la obra”. El argentino Carlos E. Bishoff, según Zurbano, retomó el tema de las dictaduras militares en el Cono Sur americano para hilvanar el libro ganador en literatura testimonial (Su paso), pero contado a través de diálogos de bares con sus amigos en Barcelona, a quienes narra sus vivencias con sentido del humor. La ocasión fue propicia para que dos de los miembros del jurado, la dramaturga salvadoreña Jorgelina Cerritos y el académico estadounidense de origen puertorriqueño Juan Flores, pusieran a consideración del público sus obras premiadas en ediciones precedentes. Al presentar la pieza Al otro lado del mar, Cerritos apuntó que en el texto confluyen la intención de que sea puesto en escena y al propio tiempo que pueda ser leído, en su aproximación a la esencias de El Salvador y el dilema de dos personas ante la soledad. Flores explicó como mediante la colección de ensayos Bugalú y otros guisos se adentró en el proceso de intercambio de identidades culturales que tiene lugar entre los latinos de Nueva York, con énfasis en el papel homogenizador de la música. Fernández Retamar realizó un repaso de las páginas del número 265 de la revista Casa, publicación insignia de la institución, que inspirada en una edición antológica de 1966 (África en América) vuelve sobre el tema en ocasión del 2011, declarado por la ONU como Año Internacional de los Afrodescendientes. Vivian Martínez, directora de teatro de Casa de las Américas, llamó la atención de los materiales agrupados en la edición doble (160-161) de la revista Conjunto, que ella dirige. Fuente: Con información de EFE y Prensa Latina

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Playlist de videos en CiberCuba


Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985