Fallece en Miami a causa de un cáncer la pianista Zenaida Manfugás

La pianista cubana Zenaida Manfugás murió el pasado miércoles por la mañana en Elizabeth, Nueva Jersey, víctima de cáncer. Zenaida González Manfugás nació en Guantánamo en 1932. Roig y Ernesto Lecuona consideraban a Manfugás entre los mejores pianistas de Cuba.


Este artículo es de hace 9 años
La pianista cubana Zenaida Manfugás murió el pasado miércoles por la mañana en Elizabeth, Nueva Jersey, víctima de cáncer. Zenaida González Manfugás nació en Guantánamo en 1932, pero su familia se trasladó a Baracoa, donde su padre, Amando González Veranes, fue nombrado juez municipal, y su madre, Andrea Manfugás Crombet, abrió una escuela de música afiliada al Conservatorio Orbón. "Mi vida ha sido de constante confrontación. Nací negra, soy negra, crecí negra en un medio racista", dijo en una ocasión para referirse a las dificultades de su carrera. "Pude ser pianista porque mi madre, gran pianista y pedagoga, se empeñó en comenzar a enseñar a todas sus hijas el mismo día que cumplíamos los cinco años", añadió. A los siete años ya Manfugás tocaba la Misa de la Coronación, de Mozart, y el Primer Concierto de Beethoven. Sin embargo, no pudo debutar en La Habana hasta 1949, en el Anfiteatro de la Avenida del Puerto, y con la Banda Municipal que dirigía el maestro Gonzalo Roig, tocando el Concierto en La Menor de Edvard Grieg. "Había dos personas que me defendían: el periodista Agustín Tamargo, quien llamó la atención del rector del Colegio de Belén, el padre José Rubino, y el maestro Gonzalo Roig, que me invitó a dar un concierto en la Plaza de la Catedral, donde colocó 100 sillas", relató Manfugás. "Un momento antes del concierto le dije a Roig: 'Pero, maestro, ¿quién calla a esta chusma?'. 'Ay, mi hijita, no te preocupes, tú sales y tocas'", recordó la pianista. "Cuando puse la mano en el piano —una negrita que pesaba 101 libras—, era como si hubiera hipnotizado a toda aquella gente con Rapsody in Blue, de Gershwin. Pero así y todo no me dieron conciertos en el Auditorium de La Habana". Roig y Ernesto Lecuona consideraban a Manfugás entre los mejores pianistas de Cuba. Durante los años siguientes a su debut, Manfugás continuó presentándose en el Anfiteatro de la Avenida del Puerto y en 1952 recibió una beca para el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Regresó a Cuba en 1958, con mayor reconocimiento. Tocó en ocasiones con la Orquesta Sinfónica Nacional y la Orquesta de Cámara Nacional y participó en recitales en Europa y Asia. Pero no fue hasta 1960, cuando el Auditorium cambió su nombre por el de Amadeo Roldán, que pudo tocar en ese escenario de la Calle Calzada, en el Vedado, reconocido como la principal sala de música de La Habana Manfugás llegó a Estados Unidos en 1974, invitada a dar conciertos en todo el país. Tocó como solista en la Orquesta Sinfónica del Nuevo Mundo, en Miami, e impartió clases de Historia de la Música en el Kean College, de Elizabeth, New Jersey. Volvió a la Isla por última vez en 1979. "Harta de mis luchas en Cuba, juré no poner más los pies en una dependencia cubana, y así lo he cumplido", dijo al respecto. Al convertirse en ciudadana americana, adoptó el apellido de su madre para honrarla. Nunca grabó un disco en estudio. Las grabaciones que existen de sus interpretaciones fueron realizadas en vivo. En el momento de su muerte vivía en un humilde apartamento para personas de la tercera edad. Zenaida Manfugás era madre del popular periodista deportivo español Andrés Montes, fallecido en Madrid en octubre de 2009. Fuente: Diario de Cuba.com

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba