“La Pradera”: el centro de salud en Cuba que se perfila como la solución de muchos venezolanos

Este artículo es de hace 8 años
En el año 2000 de la mano de Hugo Chávez y su homólogo en ese entonces, Fidel Castro, se firmó un convenio en materia de salud que permitía a los venezolanos con diversas patologías viajar al país caribeño para ser tratados. Después de 12 años, Noticias24 visitó en exclusiva al Centro Internacional de Salud “La Pradera”, un hospital que recibe a las personas de nuestro país y que muestra una realidad que contrasta con la de la situación hospitalaria en nuestro territorio. En un principio las instalaciones son iguales a la de un hotel, con su recepción, tiendas, salas de estar, comedor principal y piscina. Cuesta creer que se está adentrando en un hospital que además, no solo atiende a pacientes extranjeros, sino también cubanos. Según el doctor Pedro Llerena, director general de “La Pradera”, el objetivo de este centro es estimular el turismo de salud, una clase que se está expandiendo a nivel mundial y que mueve miles de millones de dólares al año. Para aquellos países con los que se tenga un convenio, como Venezuela, la atención es completamente gratuita; pero para los demás pacientes, hay que pagar según el plan y tiempo de la estadía. A pesar de que el equipo de Noticias24 intentó conocer los costos, estos no pudieron ser proporcionados ya que la persona indicada no se encontraba en el lugar. Pero puede hacerse un presupuesto a través de un e mail, que puede ser adquirido en su página web. “Nuestra razón de ser es Venezuela”, dijo la doctora Josefina Enamorado, jefa del servicio de pediatría, quien, junto al doctor Santiago Miranda, jefe del departamento de calidad, guio el recorrido. Con esto se refería a lo mismo que indicó el Director del centro quien aseguró que “este es nuestro pequeño grano de arena” en materia de cooperación “con la revolución bolivariana”. De hecho, recordó una anécdota que involucra al Presidente de la República: “Yo le dije al Presidente que nosotros queríamos aportar nuestro grano de arena y él me dijo que los cubanos en salud aportamos muchos granos de arena”. Durante el recorrido conocimos la historia de varios venezolanos que se encontraban recuperándose en el lugar. Por ejemplo, Delison es un niño de 9 años quien fue impactado por una bala perdida y ahora tiene que intentar volver a caminar bien. Otro caso, el de Carlos Núñez, quien tras un accidente de tránsito y la ruptura del fémur, tuvo que viajar 3 horas para poder sanarse. Este punto es importante porque además, fue el propio Director General el que nos indicó que las principales patologías que se reciben provienen de incidente por “inseguridad y, por la forma de trasladarse, accidente de tránsito”. Esto constituye una clara muestra de nuestros problemas. Pero también es una muestra del déficit en materia de salud que aún se vive en Venezuela. Aunque todas las personas con las que pudimos conversar aseguraron que el trámite es sencillo y rápido, ¿qué justifica el traslado de una familia para ser tratadas en otro país? Dos cosas responden esta pregunta: los altos costos en el sistema de salud privado, que además no puede ser abordado por muchas familias, y la falta de un centro integral que facilite la vida del paciente y la familia. “En el año 2008 para operarme me cobraban 96 millones de bolívares”, contaba Leandro, otro de los pacientes que iba a Cuba desde Carabobo. Y es que este joven estuvo casi 1 año buscando ayuda por, según dijo, una mala praxis que se le realizó en el Hospital Universitario. Solo en Cuba encontró solución. Las instalaciones de este Centro están destinadas al tratamiento físico y psicológico de los pacientes, es por eso que parece un hotel, para poder brindarles mayor confort a los que padecen de alguna enfermedad. Sin duda el contraste está a la vista de todos y es importante aclarar que este aspecto supera las valoraciones políticas de un país u otro; se trata solo de ver la realidad contrastada de una nación con recursos que encontró una solución en realizar al menos un viaje por semana a otra nación que se aqueja de muchas carencias, pero que se puede vanagloriar, tal y como lo indicó el doctor Llorente, de su sistema de salud: “Nosotros, es verdad, nacemos en el tercer mundo (…) pero este tipo de avances en materia de salud, nos permite desarrollarnos como en el primer mundo”. Especial agradecimiento al equipo de “La Pradera” en su totalidad y a los venezolanos que luchan por recuperarse lejos de su país. Fuente: Noticias24.com

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985