Un método desarrollado en Cuba enseña a leer y a escribir a aborígenes australianos

Este artículo es de hace 8 años
Un método de alfabetización desarrollado en Cuba permite a los aborígenes australianos aprender a leer y escribir en tres meses dentro de un programa piloto dirigido a adultos y menores iletrados de esta comunidad marginada. Es importante la comunicación, no solamente el contenido de las clasesUn primer grupo de diez aborígenes de entre 25 y 53 años ha salido del analfabetismo tras culminar el curso el pasado mayo en la localidad de Wilcannia, situada a unos 965 kilómetros al noroeste de Sídney y a unos pasos del desierto. Según Chala, el método les ayuda a que no les engañen una vez que aprenden a leer documentos y a manejar las nuevas tecnologías, además favorece la conservación de su propia cultura, mejora su capacidad de expresión y les quita el miedo a hablar en público. Un segundo grupo de once indígenas, de 15 a 61 años, acabará el curso en julio en Wilcannia. Una población empobrecida Wilcannia es una pequeña población de unos 700 habitantes, la mayoría de ellos aborígenes, con un supermercado y unas pocas calles en donde se distribuyen las viviendas. Chala llegó el pasado enero para implementar el programa en esa localidad, donde el 60% de la población está sin trabajo y se registra pobreza, vandalismo, violencia doméstica y alcoholismo. Yo sí puedo, que recibió el Premio de Alfabetización 2006 Rey Sejong de la UNESCO, se ha aplicado en 28 países, entre ellos Nicaragua y Timor Oriental, y ha beneficiado a más de seis millones de personas en todo el mundo. La novedad de este sistema es la técnica alfanumérica, que consiste en asociar una letra del alfabeto con un número, en base al criterio de que muchas personas analfabetas tienen conocimientos básicos de los números y aprenden las letras mejor al asociarlas a un dígito. Chala relató que los primeros aborígenes en pasar el programa han sorprendido a sus familiares y amigos "por lo mucho que han avanzado" en las clases, que en Wilcannia pueden reunir "a una madre, su hija y la abuela". Pero no todo es ideal en los cursos, debido a la tendencia nómada de los aborígenes y la vergüenza que pueden sentir por retornar a "la escuela" siendo tan mayores, según cuenta el educador cubano. El método se expande por Australia La fama del método Yo sí puedo, que cuenta con el apoyo del gobierno australiano, la Universidad de New England y el Consejo local de Wilcannia de Tierras Aborígenes, ha comenzado a propagarse por las comunidades indígenas de Australia, aunque su continuidad y la posibilidad de aplicarlo en otros lugares se evaluará en septiembre próximo. La tasa de absentismo escolar se reduce al mínimo y la tasa de criminalidad desciendeUna gran parte de los aborígenes australianos vive en sitios remotos y aislados con escasez de servicios básicos y afronta dificultades para acceder a mejores empleos, educación y calidad de vida por su falta de capacidad para leer y escribir bien. "Entre el 50% y 60% de los aborígenes son analfabetos funcionales, especialmente los que viven en áreas remotas en Australia", dijo recientemente el representante de la Comisión Campaña para la Alfabetización Adulta Jack Beetson por la emisora de radio ABC. "Si se examinan las cifras, la tasa de absentismo escolar se reduce al mínimo, la tasa de criminalidad desciende y mejora la salud en las comunidades alfabetizadas", acotó Beetson. Fuente: 20 minutos.es

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.