Cuba permite visita de reporteros a zona de cólera

Este artículo es de hace 8 años
El director nacional de epidemiología de Cuba afirmó a un equipo de CNN, el primer grupo de periodistas extranjeros en visitar el foco de un brote de cólera, que la enfermedad no se ha propagado a otras regiones y que el gobierno no ha mentido sobre el número de casos. Pero el periodista disidente que fue el primero en reportar el brote de cólera en la provincia oriental de Granma a fines de junio indicó el viernes que un médico en el humilde barrio de Mantilla en La Habana le dijo que allí había tres casos confirmados de cólera. Funcionarios del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) en Mantilla suspendieron la venta de alimentos líquidos el 11 de julio debido al cólera, declaró Calixto Martínez de Hablemos Press. Unos 30 casos sospechosos de cólera se han reportado ya en la capital, añadió. En Granma, funcionarios provinciales del MINSAP repitieron en la noche del jueves que el brote estaba bajo control, y que el número de personas hospitalizadas con síntomas parecidos a los del cólera había bajado de 81 el miércoles a 67 el jueves. Casos confirmados de cólera durante el mismo período de tiempo aumentaron de 118 a 126 — 96 de ellos en la ciudad de Manzanillo, en Granma — porque a los laboratorios les toma una semana o más confirmar el diagnóstico, según los funcionarios. Los funcionarios urgieron además a los residentes a que sigan evitando los viajes innecesarios fuera de la región y repitieron las instrucciones de purificar el agua y lavarse las manos. Aunque los funcionarios provinciales han comparecido noche por noche en la televisión local desde el sábado para informar a los residentes sobre la epidemia, el gobierno en La Habana ha hecho pública una sola declaración, el 3 de julio, confirmando tres muertes causadas por el cólera. Disidentes y periodistas independientes alegan que el verdadero número de víctimas oscila de 5 a 15, y que el gobierno está encubriendo casos de cólera en La Habana, Santiago de Cuba, Camagüey y otras ciudades. “Podemos afirmar categóricamente que no hay otro brote en ninguna otra provincia”, aseguró a CNN el doctor Manuel Santín Peña, director nacional de epidemiología. Los pocos casos fuera de Granma fueron personas que habían estado en esa provincia, agregó, sin dar más detalles. El reportaje de CNN señaló que “funcionarios cubanos de Salud Pública permitieron a un equipo de CNN que fuera el primer medio de prensa en grabar en un hospital” en Manzanillo “y hablar con los médicos allí sobre el esfuerzo en proceso para controlar el brote de cólera”. No se sabe de otros periodistas extranjeros en La Habana que hayan viajado a Granma desde que se reportara el brote. El reportaje de CNN dijo que los médicos del Hospital Celia Sánchez Manduley en Manzanillo creyeron inicialmente que el brote de vómitos y diarrea se debía a una intoxicación alimentaria, porque los primeros casos a mediados de junio habían asistido a una misma fiesta de cumpleaños. Pero luego personas que no habían estado presentes en la fiesta empezaron a acudir al hospital, a veces 30 en un día, dijo a CNN el director del hospital Julio César Fonseca Rivera. Los residentes de Manzanillo se refieren ahora al brote de cólera simplemente como “el evento”. En la entrada de hospitales y edificios oficiales hay cubos de lejía para que las personas se mojen las manos y las suelas de los zapatos, reportó CNN. Las autoridades cerraron quioscos que venden alimentos preparados con agua, y prohibieron pescar y nadar en las aguas locales. Las autoridades cubanas no han comentado todavía sobre la variante de la bacteria del cólera que causó el brote. Una epidemia de cólera en el 2010 mató a más de 7,000 personas en Haití, donde varios cientos de médicos y personal médico cubano han estado trabajando durante años. El Departamento de Salud Pública de Canadá y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades publicaron el jueves advertencias para los viajeros con destino a Cuba, aconsejándoles que tomen precauciones al comer y al beber y que se laven las manos con frecuencia. El gobierno de Cuba bloqueó las noticias del primer brote de la fiebre del dengue en 1976 durante varios meses. Científicos consideran que fue introducido en la isla por los soldados cubanos que regresaban de Africa, pero Fidel Castro culpó a la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos. Funcionarios gubernamentales ocultaron también durante meses el brote de neuropatía óptica, que puede dejar ciegas a sus víctimas, que afectó a más de 30,000 personas entre 1992 y1993. La enfermedad fue causada por la desnutrición desatada por el fin de los subsidios de Moscú a la isla, pero La Habana alegó que era causado principalmente por fumar y beber en exceso. Fuente: El Nuevo Herald

Este artículo es de hace 8 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985