Silvio en Tamarindo: Estrenos

La gira por los barrios, en más de dos años de recorrido, ha tenido toda suerte de invitados, gente de rumba como los Papines, gente de trova: Tony Ávila, Santiago y Vicente Feliú…, jóvenes talentos como Tanmy López, raperos, músicos de concierto: Amparo del Riego, Frank Fernández, voces antológicas como la de Omara…, han sido muchos estilos, muchos nombres, toda gente identificada con el espíritu de este proyecto, simpatizante con la buena idea de sacar la música de los teatros. Pero no había habido un salsero… hasta ahora


Este artículo es de hace 8 años
La gira por los barrios, en más de dos años de recorrido, ha tenido toda suerte de invitados, gente de rumba como los Papines, gente de trova: Tony Ávila, Santiago y Vicente Feliú…, jóvenes talentos como Tanmy López, raperos, músicos de concierto: Amparo del Riego, Frank Fernández, voces antológicas como la de Omara…, han sido muchos estilos, muchos nombres, toda gente identificada con el espíritu de este proyecto, simpatizante con la buena idea de sacar la música de los teatros. Pero no había habido un salsero… hasta ahora: -        “…hoy tenemos a un viejo y querido amigo; muy querido por nuestro pueblo muy merecidamente: Isaac Delgado”, ha dicho Silvio antes de recibirlo con un abrazo ante el público de Tamarindo. Isaac creció en Buena Vista, en Playa. “Yo soy de barrio” –comenta poco antes del concierto–. “Por eso estoy aquí, y gracias a Silvio, quien me propuso venir. Para mí es un honor inmenso”. Además, es su primera presentación en Cuba después de 7 años. “Creo que nos encontramos en una coyuntura marcada por cambios de mentalidad, ajustes en la cuestión migratoria; pero más que todo creo que se trata de atender a un derecho, a una necesidad de todos nosotros los cubanos”. “Dondequiera que estemos recordamos nuestro país. Yo soy cubano 180% y para mí esto es más emocionante que pararme en cualquier escenario del mundo; incluso, comentaba con mis familiares y mis amigos que la adrenalina que siento increíblemente es más fuerte que para otros conciertos”. Isaac Delgado cantando en un barrio de La Habana al cabo de casi una década, despierta inquietudes en algunos, motiva interrogantes. Le han preguntado por “normalización de relaciones”, le han pedido que haga proyecciones hacia el futuro inmediato de los artistas cubanos que residen en el exterior y su relación con el público en la Isla y todo lo que ello implica; pero para Isaac se trata, por lo pronto, de “algo natural. Este es mi país. Cantarle a mi pueblo es tan normal como mi pura vida. Yo tengo que saber que mi arte, mi música… crecieron aquí. Estar con mi gente es un placer, y más que eso, una bendición. En este momento, hoy es lo que está sucediento y eso me hace feliz, así que lo que suceda mañana, que suceda”. En estos años ha grabado unos cuatro discos. “He tenido la suerte de que han funcionado bien, es una parte de mi obra que me gustaría reinsertar en el panorama musical cubano. No obstante, la música es difícil de silenciar, estos años ha estado siempre ahí, en el aire, en los corazones, en los oídos de la gente”. Subió entonces al escenario, y cantó como hace tiempo, “con otra sonoridad por el formato, pero esencialmente lo mismo” y el mismo, como había anunciado. Interpretó su versión de Quién fuera, de Silvio Rodríguez; y se despidió luego de hacer el estreno mundial de Cubanos, que no sería, por mucho, el único de la noche. Silvio estrenó nada menos que la Tetralogía: cuatro canciones “un poco apasionadas”, dijo. “Cuatro canciones unidas que conforman algo así como una exposición pictórica, y por eso se llaman en conjunto: Exposición de mujer con sombrero. La única que se conoce es la segunda (Óleo de mujer con sombrero). La primera se llama Dibujo de mujer con sombrero, la tercera Detalle de mujer con sombrero,  y la cuarta Mujer sin sombrero”. Junto al “maestrísimo Jorge Reyes en el bajo, Oliver Valdés en la batería y Jorgito Aragón en el piano”, propuso al público no aplaudir hasta que terminaran las cuatro canciones, “aproximadamente dentro de 2 días o algo así”, bromeó. 2 días eran en realidad unos 20 minutos sobrecogedores, en los que Silvio se reencarnó a sí mismo, décadas después, en la interpretación de esas canciones que, como el amor según Cortázar en voz de Horacio Oliveira, te parten los huesos y te dejan estaqueado en mitad del patio. Fuente: Cubadebate.cu

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba