Putin niega que planee reabrir una base de inteligencia soviética en Cuba

Este artículo es de hace 6 años
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, negó el jueves las informaciones que apuntaban que Rusia planea reabrir una base de la era soviética que sirvió en el pasado para vigilar a Estados Unidos. Una fuente de seguridad de Rusia dijo el miércoles que el país había llegado a un acuerdo provisional con Cuba para reabrir la unidad de escucha Lourdes, que Putin cerró en 2001. La fuente confirmó la información aparecida por primera vez en el diario ruso Kommersant. Pero hablando en Brasilia, la última parada de su gira por América Latina y donde participó en la Cumbre BRICS de economías emergentes, Putin negó la versión y dijo que Rusia no tiene planes de reabrir el centro de inteligencia Lourdes. "Rusia tiene capacidad para cumplir sus tareas de inteligencia sin este componente", dijo en comentarios divulgados por la agencia rusa de noticias Itar-Tass. Las versiones de prensa acerca de una eventual reapertura de la instalación Lourdes se produjeron cinco días después de la visita de Putin a La Habana y cuando las relaciones ruso-estadounidenses se han resentido por el conflicto de Ucrania. Durante su visita a la isla, el líder ruso se comprometió a reactivar la exploración petrolera en la nación que fue aliada de la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Desde que la crisis de Ucrania empeorase en febrero, Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto sanciones a Rusia y Moscú ha buscado reforzar los lazos con otros países, en particular con naciones de Asia y América Latina para asegurar que no está aislado. Cuba no ha hecho declaraciones respecto a las informaciones de prensa sobre la antigua base Lourdes. De ser cierta, una eventual reapertura de la base iría en contra de los esfuerzos del presidente cubano Raúl Castro para reducir las tensiones con Estados Unidos y construir una relación más pragmática. En Washington, el Departamento de Estado no quiso hacer comentarios el miércoles, argumentando que no había anuncio formal de Moscú. Otros responsables estadounidenses se mostraron escépticos, cuestionando si Rusia seguiría adelante con una iniciativa costosa y con resultados limitados. Cuando cerraron la base, los rusos dijeron que era un "gesto de buena voluntad" hacia Washington, pero muchos responsables de Estados Unidos en ese momento creyeron que Moscú estaba realmente preocupado por los costes. Un responsable que pidió no ser identificado calificó de "propaganda" las noticias sobre el proyecto. Durante el apogeo de la Guerra Fría, la base de Lourdes, al sur de La Habana, tuvo hasta 3.000 empleados y fue el mayor centro de Moscú operado en el extranjero para la recolección de información de inteligencia por radio. Fuente: es.reuters.com

Este artículo es de hace 6 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985