La carta de Fidel a Roosevelt

Fidel Catro es siempre noticia, cada paso que da y cada uno que no, cada aparición pública y cada día que deja de hacerlo. Desde hace décadas, su vida ha estado rodeada de los focos y las polémicas, de las más apasionadas defensas y de las más ácidas oposiciones.


Este artículo es de hace 6 años

Fidel Catro es siempre noticia, cada paso que da y cada uno que no, cada aparición pública y cada día que deja de hacerlo. Desde hace décadas, su vida ha estado rodeada de los focos y las polémicas, de las más apasionadas defensas y de las más ácidas oposiciones.

Hace unos años, los medios se hicieron eco del descubrimiento de una carta del niño Castro al entonces presidente de los Estados Unidos, Frank Roosevelt. Conservada en 'The National Archive de los Estados Unidos' o en las biblioteca presidenciales, la carta está fechada el 6 de noviembre de 1940, 19 años antes de derrocar al gobierno imperante en Cuba y comenzar una historia como personaje histórico que ni él mismo, en sus sueños de máxima aspiración, hubiera imaginado. Recogida junto a otras 125 misivas, aparece en el libro Cartas memorables de Shaun Usher (Ediciones Salamandra, 2014).

Pasiones fuera y posicionamientos ideológicos también, esta misiva de un niño de tan solo 14 años, aunque en la carta se diga tener 12 quizás por haberla escrito antes de enviarla-, se revela un indicio de la personalidad de quien solo 19 años después fuera el líder un movimiento golpista que lo llevaría al poder durante más de cinco décadas. Con un tono desenfadado, de igual a igual -reconoce no sentirse estarle escribiendo a un presidente- y con la inocencia de un niño o el desparpajo de su propio carácter, le pide 10 dólares americanos pues "I have not seen a ten dollar bill green American and I would like to have one of them". Aparentemente alejado de su ulteriormente reconocido anti-imperalismo recomienda al presidente norteamericano un sitio donde hay el mejor hierro para hacer sus barcos “If you want Iron to make your ships I will show to you the biggest (minas) of iron of the land. They are in Mayarí, Orient Cuba.”

Años más tarde, estando ya en el poder y siendo el Fidel Castro presidente, reconoció no haber recibido los 10 dólares que pedía, pero sí una respuesta de rigor que le hizo ser por un tiempo famoso en su colegio, donde la carta respuesta se expuso por unos días. Sin dudas, eran otros los tiempos.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.