Santiago de Cuba emprende proyecto para mejorar el diagnóstico de la sicklemia

Este artículo es de hace 5 años

La sicklemia, o anemia drepanocítica, es una enfermedad congénita que afecta, sobre todo, la zona oriental de Cuba, en la cual se registra hasta un 8 por ciento de la población con este padecimiento, que produce una destrucción de los glóbulos rojos más rápida de lo normal.

Las características del cuadro clínico de los pacientes con sicklemia son una hemoglobina anormal denominada hemoglobina S, que deforma los glóbulos rojos y da lugar a anemias, dolor en las articulaciones y los huesos, lesiones en algunos órganos, y trastornos neurofaciales. Las crisis de dolor y los trastornos del sistema nervioso central son las principales cusas de ingreso hospitalario de estos pacientes, que pueden, en muchos casos, llevar a episodios neurofisiológicos con secuelas faciales.

El diagnóstico de esta enfermedad en nuestro país, se ejecuta actualmente a través de la observación en el microscopio de muestras de sangre periférica, procedimiento costoso e inexacto que requiere de mucho tiempo y exige disponer de personal especializado.

Esta razón ha sido suficiente para que dos instituciones cubanas, la Universidad de Oriente y el Hospital General Doctor Juan Bruno Zayas, de Santiago de Cuba, se hayan planteado desplegar e innovar herramientas automatizadas de soporte a la diagnosis clínica de la sicklemia; estas herramientas incrementarán la fiabilidad de la diagnosis y permitirá rebajar los gastos.

No obstante, persisten los problemas de falta de especialistas y el escaso desarrollo que hay en Cuba en este ámbito de conocimiento. A estos obstáculos deben sobreponerse estas instituciones santiagueras con la colaboración de los investigadores de la Unidad de Gráficos y Visión por Ordenador e Inteligencia Artificial (UGIVIA) de la UIB.

En este sentido nace el proyecto de cooperación universitaria al desarrollo coordinado por el doctor Antoni Jaume, investigador del UGIVIA y profesor del Departamento de Ciencias Matemáticas e Informática.

Esta cooperación se plasma mediante la formación de doctorandos de la Universidad de Oriente en técnicas de procesamiento y análisis de imágenes que puedan servir de soporte al diagnóstico de la anemia drepanocítica y de los trastornos neurofisiológicos que están relacionados con ella.

El proyecto ha contado, además, con la ayuda de la Oficina de Cooperación al Desarrollo y Solidaridad de la UIB mediante la XI Convocatoria de ayudas para proyectos de cooperación universitaria al desarrollo (2014).

En relación a este proyecto académico dos investigadores de la Universidad de Oriente, la doctora Silena Herold y señor Pedro Marrero impartirán una conferencia sobre el estado de dicho proyecto, el jueves 25 de junio, a las 12 horas, en el seminario 124 del edificio Anselm Turmeda del campus universitario.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985