Dos cubanos crean máquina que acabaría con la plaga del marabú

Este artículo es de hace 5 años

Rafael Leyva y Enrique Calzadilla, ambos profesores de la Universidad de Camagüey, han conseguido crear una máquina que arranca el marabú de raíz sin dañar los suelos. Ello supondría una gran noticia para la economía cubana que sufre cuantiosas pérdidas gracias al gran mal de los campos cubanos. La maquinaria en cuestión permitiría aprovechar además toda la biomasa del marabú y reducirla a astillas para su posterior utilización en la generación eléctrica.

Aunque el "Leyca 1150" es aún una maqueta, Ricardo del Risco, director del centro de equipos industriales de la referida universidad, afirmó que cuando se superen algunos detalles la maquinaria podrá entrar en fase de producción industrial. El prototipo fue ideado por los dos ingenieros camagüeyanos tomando como punto de partida una cosechadora de caña de azúcar de tecnología soviética, fabricada desde hace décadas en Holguín.

El marabú, originario de África y Asia, fue introducido en Cuba en el siglo XIX y en el 2007 ya ocupaba los 1,3 millones de hectáreas, cerca del 20% de la tierra cultivable. La robustez de sus troncos, la rapidez con que se propaga y las tupidas redes que sus ramas espinosas forman lo han hecho ganarse buena parte del campo cubano y dificultar su erradicación.

Pese a que el arbusto, que puede llegar a los cinco metros de altura y poseer troncos de 18 centímetros de diámetro de madera muy dura, constituye una plaga para la agricultura cubana, de poder implementarse este sistema de sustracción segura, rápida y eficaz de los campos cubanos, podría suponer además un nuevo rubro económico, pues el carbón que de él se obtiene casi no genera cenizas ni humos, y está tasado en el mercado internacional en unos 300 dólares la tonelada.

En el año 2014 Cuba exportó 70.200 toneladas de carbón vegetal, procedente principalmente de marabú cortado manualmente, a países como Italia, Canadá, Portugal, España, Francia, Grecia, Alemania, Bélgica e Israel, cifra que podría verse notablemente incrementada cuando se cuente con un sistema de corte mecanizado.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.