Homenaje a Carilda Oliver, la novia de Matanzas

Este artículo es de hace 5 años

Con motivo de su 93 cumpleaños, autoridades locales y provinciales, intelectuales y amigos ofrecieron ayer 6 de julio un homenaje a la reconocida poetisa cubana Carilda Oliver Labra.

Carilda, abogada de profesión y Doctora en Derecho Civil, posee una extensa obra de poesía lírica, épica y erótica, además de reconocida labor como promotora cultural. Sus textos han sido publicados en Cuba, Alemania, Colombia, España, Estados Unidos, México, entre otros países.

Su primer libro, Preludio Lírico, vio la luz cuando solo contaba con 21 años de edad. Este su primer poemario ya insinuaba, con su título y sus versos, a la poetisa explosiva, sensual, femenina, directa y singular en que luego se convertiría la llamada novia de Matanzas. Unos años más tarde, en 1950 y a la edad de 28 años, obtendría uno de los muchos premios cosechados en su prolija carrera: el Premio Nacional de Poesía por su libro Al sur de mi garganta.

Su vida y sus obras no han estado exentas nunca de polémica. Su tratamiento abierto del erotismo, la atracción y el amor le han ganado tantos detractores como fervientes admiradores. Escandaliza tanto como deslumbra. Hábil con la pluma, libre con la musa, se mueve con soltura en casi cualquier registro y forma poéticos, desde sonetos, versos libres, hasta silvas, redondillas, cuartetas y décimas. Carilda no ha puesto límites a su obra poética como tampoco los ha puesto a su vida.

Nada mejor para celebrar el onomástico de esta grande de las letras hispanoamericanas contemporáneas que compartir uno de sus poemas:

CALLADOS POR LA TARDE, GRAVEMENTE

Callados, por la tarde, gravemente,

sin elegir el sitio de la tierra,

tú y yo nos besaremos como en guerra

hasta quedarnos fríos frente a frente.

 

Yo, cada vez más tumba que se ahonda,

tú, cada vez más carne renovada,

acaso llames y jamás responda

cuando te vuelvas en mi cuerpo nada.

 

He de tragar entonces, con locura,

en tu vaso de tórrida hermosura

la sangre poderosa que se queja;

 

y daré media vuelta hacia lo inerte,

perdida en esa luz que te refleja,

tan hambrienta de ti como la muerte.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.