Kcho: ¿abanderado del pueblo cubano?

Este artículo es de hace 5 años

Cuando los cubanos pensamos que ya conocíamos a los personajes y al escenario de la nueva representación que debemos aplaudir -ahora que los enemigos se han convertido en amigos- viene Kcho y nos regala una nota de espontaneidad e improvisación.

La imagen de este artista plástico levantando -en tierra de libertad- una bandera del 26 de julio ha desatado memes y comentarios en las redes, mientras en Cuba se alaba su gran hazaña.

La instantánea, sin embargo, no hace más que poner en evidencia el triste contraste entre cómo funcionan las cosas en Cuba y cómo en el archi nombrado brutal imperialismo. En la isla se castiga y persigue el libre ejercicio del pensamiento, la afiliación y la manifestación; en Estados Unidos, en cambio, un ciudadano cualquiera -extranjero y mestizo para más inri- puede solicitar a un oficial que le haga una foto en una zona pública -ni más ni menos que frente a la Casa Blanca- mientras enarbola una bandera ajena y desconocida.

¿Significa este gesto que los cubanos podrán a partir de ahora hacer lo mismo en la Isla? ¿Podrán los cubanos alzar las banderas con las que se sientan identificados? ¿Les dedicarán los medios notas de ensalzamiento? ¿Qué pasaría si un cubano decide fotografiarse en Cuba en un entorno y actitud parecidos, por ejemplo, el punto cero o la Plaza de la Revolución?

Lamentablemente, por mucho sarcasmo que le pongamos al asunto, sabemos que esto no es más que un indicio de que en Cuba nada ha cambiado, de que pese a los maquillajes y los cacareados cambios que no llegan, en la Isla solo se podrán enarbolar las banderas que la oficialidad permite y solo se les dará voz a quienes perpetúen y apoyen el régimen que desde hace más de 50 años controla la sociedad y la vida de los cubanos.

Este artículo es de hace 5 años

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba


Marlén González

(La Habana, 1978) Lic. en Filología hispánica y Máster en Lexicografía. Ha sido profesora en la Universidad de La Habana e investigadora en la Universidad de Santiago de Compostela.